jueves, 25 de mayo de 2017

He recogido un gatito… y ahora qué?

Para ayudar al nuevo gatete a integrarse dentro del hogar, debemos tener en cuenta sus necesidades como especie y adelantarnos a ellas, proporcionándole todos los elementos necesarios para que se sienta seguro. Es esencial visitar cuanto antes al veterinario para chequear el estado de salud del animalito e iniciar cuanto antes el calendario de desparasitaciones y vacunaciones.

Una vez en casa, será necesario dotar una zona propia y libre de peligros, donde debe permanecer cuando no esté supervisado, sobre todo al principio.


Hoy te lo contamos todo en este artículo.


Este enano es la última incorporación a la familia de Perrygatos y busca un hogar. Aún no ha cumplido el mes y necesita ayuda para comer solito y hacer sus cosas. En cuanto esté fuerte y sea autosuficiente estará preparado para su nueva vida.




miércoles, 24 de mayo de 2017

Cuando nos dejan para siempre

Muchas personas se sorprenden ante las emociones que afloran tras la muerte de un compañero de cuatro patas, de un perro. En estos momentos, vale la pena recordar que nuestro perro era parte de nuestra vida, de nuestra rutina y de nuestro hogar. Además del cariño que llegamos a sentir por él, era familia, amigo y compañero.

A menudo, no somos conscientes pero, no sólo pasamos duelo por el animal, sino también lloramos la pérdida de esa época especial de nuestra vida, de todo lo que nos ha dado durante ese tiempo y de los lazos que ayudó a crear con otras personas y animales, que se han convertido en importantes para nosotros.

Los recuerdos agradables son muchos y los buenos momentos compartidos estarán ahí siempre. Con el tiempo, la sensación gris desaparecerá, dejando paso a la calma que produce la memoria tranquila de nuestro querido amigo peludo. Hoy este post, se lo dedicamos a Andy, con esta imagen de nuestros primeros pasos allá por 2014

Te echaremos de menos Andy....




lunes, 22 de mayo de 2017

Convivir cómodamente con un gato

Para cualquier propietario la máxima preocupación es que, su gato tenga todo lo necesario para ser feliz, aun sabiendo que el entorno doméstico puede resultar, en ocasiones, poco estimulante para él. 

Para que nuestro pequeño pueda desplegar todas sus habilidades, debemos poner de nuestra parte, para dotar nuestro hogar de todo lo necesario para que el gato practique conductas habituales en el medio natural como son la exploración y la búsqueda de alimento y que resultan absolutamente necesarias para su bienestar psicológico.

Para ayudarle en su integración en nuestro hogar, debemos tener en cuenta sus necesidades y adelantarnos a ellas, proporcionándole todos los elementos necesarios para que se sienta seguro. Para facilitar la convivencia, será necesario proveerle de varias “zonas” separadas, que incluyan:

  • Zona de descanso. A veces, nuestro gatito nos sorprenderá, dejando de lado la estupenda camita de lujo que le hemos comprado, e inclinándose por nuestra cama, nuestro sofá o la estantería más alta a la que pueda llegar. Que no nos extrañe. Muchas veces, su transportín o una simple caja de cartón con una toalla pueden ser camas estupendas.
  • Zona de alimentación. Un bebedero y un comedero, preferiblemente de cerámica o acero inoxidable y, por supuesto, separados entre ellos (los gatos en estado natural no comen cerca del agua) y ambos alejados de la bandeja sanitaria.
  • Zona de eliminación. Para ello elegiremos una bandeja sanitaria de bordes bajos (alejada del comedero y el bebedero). Debe ser lo suficientemente amplia como para que el gatito, cuando crezca, quepa entero y pueda moverse dentro con facilidad. Son muchos los gatos que rechazan la bandeja por ser demasiado pequeña o incómoda.
  • Zona de juego que, enriqueceremos, con juguetes apropiados, de los que hablaremos más adelante, y, muy importante, un rascador estable donde pueda afilarse las uñas, estirarse y escalar. El rascador debe ser firme y estable. No suelen servir aquellos que se cuelgan de las puertas, puesto que, si se mueve o se desestabiliza durante su uso, el gatito jamás volverá a usarlo.
Para que nuestro gato aprenda a utilizar correctamente el cajón de arena, es recomendable que lo dejemos en un lugar tranquilo y lo limpiemos correctamente de forma periódica.

El aseo general, también, es uno de los factores primordiales sobre el que tendremos que trabajar. El cepillado, cortarle las uñas... son cosas que el gato debe conocer durante sus primeras semanas de vida, periodo en el que se produce su socialización.


Por último, el factor alimentación es también muy relevante para mantener la higiene en una casa con gato. A partir de las cuatro o cinco semanas de vida, el gatito comienza a comer sólido y en este momento podemos ofrecerle pienso adaptado a su edad y/o condición física.



martes, 16 de mayo de 2017

Observando lo bueno de nuestro perro…..

Tendemos a ignorar el buen comportamiento de nuestro perro y fijarnos solo en aquello que no nos gusta. Hoy os proponemos un experimento de observación activa que seguro, os descubrirá muchas cosas buenas a ambos.

Elige un día que puedas compartir mucho tiempo con tu perro, prepara unos cuantos pedacitos de algo rico que sepas que le gusta mucho (pollo, jamón, queso…) y tenlos a mano pero no necesariamente a la vista.

Durante el transcurso del día, presta atención y observa todas aquellas cosas que tu perro elige hacer por sí mismo, que te gustan y que no has solicitado. Tal vez tu perro está descansando en silencio mientras ves la televisión... Puedes marcar de forma pausada con un “OK” o un “bien” y recompensar con uno de los pedacitos previamente preparados; Tal vez tu perro espera tranquilo mientras que te vistes para salir a pasear y preparas la correa... marca y recompensa… Tal vez se acerca alegremente a ti durante el paseo tras saludar de forma tranquila a otros perros…. Tal vez “elige” dejar algo que ha encontrado en el suelo para volver a tu lado o simplemente mirarte…. Hay mil cosas que se nos escapan y que merecen nuestra atención y reconocimiento.  

Durante el día, puedes marcar y recompensar todo aquello que te guste de tu perro, y que no le hayas pedido previamente sino que lo haya realizado de forma espontánea (premiarás las “buenas elecciones” de tu perro). Descubrirás cuántas cosas buenas hace al cabo del día.


El comportamiento recompensado siempre es más probable que se repita.