lunes, 19 de septiembre de 2011

Más sobre perros peligrosos

Me gustan los perros en general y me encantan los pit bull. Tras ese aspecto de grandullones y fieras, se suelen esconder animales dulces erróneamente catalogados como agresivos.

Creo firmemente que no hay perros peligrosos. Es más un tema de educación. ¿Quién no ha visto alguna vez a perros pequeños ladrando y enseñando dientes a cualquiera que pase a su lado?  Estos perros de talla pequeña pueden llegar ser muy agresivos, no debido a su raza, sino a que su tamaño y aspecto dan la impresión de que son inofensivos y frágiles, y en consecuencia, sus propietarios le ponen menos limitaciones a su comportamiento en casa, con pocas reglas o demasiado flexibles.

La imagen de un perro de talla pequeña ladrándole furioso a otro perro de talla mucho más grande es algo común. La  gente no suele denunciar los ataques o mordeduras  de un caniche, un Pomerania, o un Yorkshire Terrier, y esos ataques no entran en las estadísticas de casos. Un ataque proporcionalmente igual de un perro grande y de aspecto feroz no sólo es denunciado, sino que los medios de comunicación lo convierten en una alarma social.

El Pitbull se identifica frecuentemente dentro de los perros peligrosos. Su fuerza, valor y sobre todo su disponibilidad, hizo que se utilizaran para peleas de perros. No porque tuvieran una agresividad innata. Este tipo de perros, entrenados para pelear, enseñados a morder, desgarrar y atacar, son perros peligrosos y agresivos, no por su genética, sino por el entrenamiento al que se han sido sometidos.

Este es VENON, rescatado de la perrera de Logroño por la Asociación Protectora de Animales de La Rioja cuando lo iban a sacrificar. Lo habían entregado por agresivo y al entrar en su Chenalh la reacción fue totalmente distinta. Se deshacía por agradar. Lametazos, topetazos… Al salir de allí, daba unos saltos de alegría y tremendos y buscaba jugar como un cachorro grande. Si quieres acoger o adoptar a Venon, contacta con la Asociación en el 679.06.46.46

  www.aparioja.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario