lunes, 28 de noviembre de 2011

Haciendo visible lo invisible

Soy plenamente consciente que este blog lo siguen personas que, al igual que yo, se sienten amantes de los animales que nos rodean y conviven con nosotros. Es difícil llegar al resto de gente, que no sienten lo mismo pero creo que hoy, debo intentarlo.

No se trata de convertir a nadie. Respeto a aquellos que no buscan la compañía de un animal. Me dan lástima aquellos que por desconocimiento incluso, les temen. No hay nada peor que decirle a un niño aquello de “no te acerques al perrito que muerde” pues le estamos negando la oportunidad de interactuar en el futuro con seres extraordinarios. De todos es sabido el dicho de lo que no se conoce, se teme y lo que se teme se termina matando.

Lo que no respeto y me indigna profundamente son aquellos seres, supuestamente civilizados, que disfrutan haciendo daño a seres que no pueden defenderse, abandonando o maltratando y que, en muchos casos, van a dar con sus huesos a la perrera, a la espera de que alguien se fije de nuevo en ellos y decida darles otra oportunidad.

Desgraciadamente, la lista de abandonos es interminable y el problema parece no terminar nunca. La perrera da entrada a nuevos perros sin descanso pero, nosotros, como ciudadanos, no podemos ignorar que el problema está ahí y que toda la sociedad somos responsables de la solución. Este fin de semana veía, de nuevo, el film La lista de Schindler y, comparaciones aparte, al igual que la población acomodada de aquella época, me da la sensación de que no queremos ver el problema que tenemos delante. Mientras no nos afecte, no pasa nada.

Estoy convencida que, el personal de la perrera no se siente precisamente feliz, por tener que acabar diariamente con un montón de vidas, pero es el trabajo que les hemos encomendado entre todos porque La Rioja no puede asumir los 4.000 animales que mueren sacrificados cada año. Sí podemos evitar que, en el futuro, sean tantos si ponemos los medios adecuados, pero, señores, hay que ponerse en marcha ya.

La tierra con nombre de vino también es la tierra con nombre de sangre y esto debería hacernos recapacitar. Si somos tan modernos, tan civilizados y tan racionales ¿Cómo permitimos que esto ocurra?

Romina es esta hembra jovencita y toda una belleza, de tamaño mediano-pequeño y super cariñosa


Trigui, es una preciosa podenquita tamaño pequeño Llego a la perrera, desnutrida y apaleada. Necesita un hogar donde poder recuperarse física y mentalmente de todo el daño que le ha causado algún desalmado, necesita adopción o acogida urgente

Ian, precioso cruce de Pastor Australiano, joven y de tamaño mediano-pequeño. Es muy simpático y cariñoso.


Todos ellos serán sacrificados, si nadie lo remedia, mañana mismo.
CONTACTO: ar.difusionperrera@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario