lunes, 21 de noviembre de 2011

Sigo esperando

Hoy escribo en un tono bastante diferente al que estoy acostumbrada. Quizá porque ya no me creo casi nada y lo único que me queda es el derecho al pataleo. El sábado pasado, día de reflexión escribía sobre mis motivos reales para reflexionar.

Porque, ¿Cuántos se han leído las promesas electorales de uno y otro?  Y peor aún, ¿Qué ha pasado con todas las promesas incumplidas que se han quedado por el camino de cualquiera de ellos? ¿Quién asume la responsabilidad de las cosas que no se han hecho o se han hecho mal?

Porque, en este país, las cosas se siguen haciendo mal y empieza a haber mucha gente que atraviesa situaciones desesperadas. El resultado de las malas gestiones de unos y otros lo tenemos delante: Economía estancada; Paro infinito; Familias en ruina incapaces de llegar a final de mes. Los recortes empiezan por abajo y tocan servicios esenciales que nos afectan a todos. Sanidad desmantelada; Educación en jaque. Pero la cosa no debe ser tan mala para ellos porque todos quieren el poder.

Y lo que me parece peor: Ayuntamientos y Comunidades que nos empobrecen de forma inexorable, acumulan deudas multimillonarias y se permiten el lujo de seguir endeudándose a costa, muchas veces, de impagar a trabajadores y proveedores, sumiendo al país en la más absoluta miseria. Todos prometen pero, ¿a quién podemos reclamar por todo aquello que nos prometieron si un día no cumplen? ¿O es que somos tan tontos que nos consolamos con vanas promesas de salvación mientras nos hundimos en el fango? ¿Quién es el responsable de que estemos en esta situación? Y no me vale lo de la crisis porque, señores, cualquier familia normal les puede dar una lección de economía básica. No puede salir más de lo que entra. El país entero está en crisis pero, solo algunos, parecen llamados a apretarse el cinturón hasta casi la asfixia.

Dejemos de inflar la burbuja de la esperanza. Digamos claras las cosas. Tomemos las decisiones que hay que tomar, por duras que sean y arreglemos esto de una vez. Y sobre todo, asuman responsabilidades. Prometan aquello que, realmente estén dispuestos a cumplir. Pongan plazos y que sea efectivo. Y si no son capaces de cumplir sus promesas, por lo menos, sean consecuentes y retírense a tiempo.

Y, en relación con el propósito de este blog que es la defensa de los animales, me quedo con una frase publicada en el programa electoral del partido triunfador en las pasadas elecciones del 20N

“Fomentaremos la responsabilidad ciudadana en el respeto al medio ambiente, la conservación de la naturaleza, la preservación de la biodiversidad y el cuidado de los animales.”

http://estaticos.elmundo.es/documentos/2011/10/30/programaPP.pdf

Mal empezamos si lo primero que ha dicho el señor Rajoy, incluso antes de resultar elegido, es que revocará la ley de Prohibición de las Corridas de Toros en Cataluña y declarará estos como Bien de Interés Cultural

http://www.mascoteros.com/archives/1882

La protagonista de hoy es Esperanza rescatada de la Perrera Municipal de Logroño a punto de ser sacrificada. Ahora descansa relajada y feliz gracias a la labor desinteresada de Animales Rioja. Pero para hacer posible milagros como éste, hacen falta muchas familias dispuestas a hacer el esfuerzo de acoger temporalmente a uno de estos pequeños condenados. Puedes informarte de cómo ayudar en ar.difusionperrera@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario