miércoles, 11 de enero de 2012

Aquí perrito, aquí

¡Mi perro no me hace caso! He oído esta misma frase muchas veces…. Y todo radica en que no somos lo suficientemente fascinantes para nuestro perro que se despista a la mínima ocasión. Cuando esto ocurre, la peor estrategia para hacer que venga a nuestro lado, es correr en dirección a él. Seguro que se larga feliz, fuera de nuestro alcance.

Si observamos cómo juegan los perros en el parque, nos podemos dar cuenta que siempre se persiguen unos a otros, intercambiando los papeles entre perseguidor y perseguido. Para un perro, que su dueño vaya corriendo hacia él, lo interpreta rápidamente como un juego y lo más fácil es que siga corriendo pero en dirección contraria.

La mejor alternativa para lograr que el perro cambie de dirección y se acerque a nosotros, es conseguir su atención y atraer el contacto visual, bien sea llamándole por el nombre, o con el famoso “toma”… y así, una vez que nos está mirando, correr en dirección contraria. No siempre funciona pero sí es la táctica que más garantías ofrece, a corto plazo, aunque hay que tener en cuenta que esta pauta no funcionará si el motivo por el que se ha alejado es una hembra en celo o que esté persiguiendo a un gato.

Por la seguridad del perro, es imprescindible trabajar para conseguir una llamada firme y a la primera y eso solo se logra mediante entrenamiento y constancia.

Mas es este precioso macho, de raza Border Collie, de tan solo un año de edad y color blanco y negro. Está esterilizado, tiene cartilla y chip. Es buenísimo, muy listo, activo, cariñoso y juguetón. Necesita un hogar donde le den todo el cariño y las atenciones que merece. Si quieres adoptar a Mas, contacta con la Asociación Protectora de Animales de La Rioja en el 941.233.500 o en el  679.06.46.46 - Ref: 53801 www.aparioja.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario