domingo, 15 de enero de 2012

No estamos locos, que sabemos lo que queremos

Pues eso, que no estamos locos, aunque para algunos, lo parezcamos. He adoptado y he acogido y, siempre, he asumido mi decisión libremente. Adoptar y acoger es una decisión voluntaria que se debe tomar desde la responsabilidad que implica introducir en tu vida, a un ser vivo con sus requerimientos y necesidades. No es barato, pero compensa. Cada vez estamos más personas concienciadas con ello pero, necesitamos más.

Si te encuentras con un animal en apuros, abandonado o perdido, nuestro deber moral es recogerlo. Quizá se trate de un animal con hogar que se ha despistado y puedes darle una alegría a su familia. Si no está identificado, quizá puedas darle un hogar y, si no puedes en ese momento, las asociaciones protectoras pueden orientarte la mejor forma de buscarle un hogar.

Quizá no puedan hacerse cargo del animal en ese momento (la capacidad de refugios y casas de acogida es limitada) pero si pueden ayudarte a difundir y poner al día sanitariamente al peludo. Y he dicho ayudar, ojo que también los recursos económicos son finitos y nada es gratis en esta vida. Me molesta mucho cuando alguien que recoge un animal en la calle, llama a la asociación pretendiendo solucionar la papeleta rápidamente. Ya ha cumplido con su conciencia y ahora quiere que alguien se haga cargo del bicho lo antes posible.

Es preciso que todo el mundo entienda que las entidades de protección animal están saturadas de animales y deficitarias de recursos y de casas de acogida. Si recoges un animal y estás dispuesto a implicarte, intentarán prestarte toda la ayuda posible. Si no puedes hacerte cargo de él, quizá debieras pensar en avisar a la perrera aunque tu conciencia no se quede tan a gusto.

La semana pasada comentaba con una amiga, casa de acogida habitual para gatos, lo difícil que resulta a veces, que la familia cercana, entienda tus razones para hacer lo que haces. Para mucha gente, resulta una pérdida de tiempo (y de dinero) pero, sin gente así, como ella, dispuesta a abrir su casa a animales de paso, la labor de muchas entidades, quedaría reducida de una forma irremediable.

Afortunadamente, la mayoría se responsabilizan de su decisión hasta sus últimas consecuencias y, cuando piden ayuda, todos los que podemos, se la prestamos. En los últimos meses, otra buena amiga con imán para atraer a todo peludo en apuros, se ha hecho cargo de muchos perritos abandonados a su suerte en la carretera.

Algunos se han ido con buenas familias, pero han llegado otros. Esta persona ha acogido a unos y se ha hecho cargo de los gastos de guardería de otros (de su propio bolsillo), en tanto, se liberaba una plaza en el Refugio de la Asociación Protectora de Animales de La Rioja.

Necesitamos encontrar un hogar los siguientes peques puestos que, todos ellos se lo merecen. Son guapos, distintos, de buen carácter, nobles, fieles, buenos, cariñosos y ya han sufrido demasiado, en su corta vida. Os presento a los chiquillos de Laura:

Sin nombre, apareció en Diciembre en una caja de cartón, muerta de frío y hambre. Es hembra y tendrá unos 2 meses de edad. Cuando la cogieron lloraba la pobre, pero ahora corre y juega con los demás como una loca. Es de carácter alegre, a pesar de haber sentido ya la soledad, el frío y el hambre con tan poca edad.
 

Bienve apareció el día de Reyes, sola, delgada, asustada y con el cuello cortado. Se moría de gusto por una caricia, un poco de calor, o por acercarse y estar al lado de los niños. Después de ser atendida por el veterinario, se recupera de sus heridas, y se muestra fiel, cariñosa, buena y sumisa. Tendrá aproximadamente1 añito, y en su corta vida ya sabe lo que es sufrir.
 

Jaime es un FoxTerrier jovencito, mimoso, pequeño y activo. Criado para la caza, tiene un pecado: ni sabe, ni quiere ni le gusta cazar. Es un perro de hogar, de piso, tamaño pequeño, muy cariñoso con las personas, y que necesita un hueco en el corazón y en el salón de alguien.
 

Pecas tiene 7 años y es de tamaño pequeño. Le recogieron vagando por un pueblo hambriento y sediento y le dieron refugio hasta que se ha recuperado totalmente. Es muy tranquilo, cariñoso y sociable. Se lleva fenomenal con otros perros y adora a los niños. Ocupa poco sitio así que busca un hogar que, aunque sea pequeñito, haya mucha paz y cariño.
 

Pompas. El recién llegado. De él aún no tenemos fotos pero en breve estarán subidas en facebook.

Si quieres acoger o adoptar a cualquiera de ellos, contacta con la Asociación Protectora de Animales de La Rioja en el 679,06,46,46 

 Ayer escribían en mi muro “El que busca un amigo sin defectos se queda sin amigos”. Tiene toda la razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario