viernes, 3 de febrero de 2012

Cuando la muerte se convierte en negocio

Con la anterior Ordenanza Municipal de tenencia  y protección de los animales de Logroño (de 10 de Octubre de 2002), las protectoras, tenían la posibilidad de rescatar del sacrifico a animales, cedidos, abandonados o vagabundos que se encontraban sanos y no suponían riesgos para nuestra comunidad, a coste cero. Esta medida ha supuesto salvar la vida de cientos de animales en los últimos años.

Desde la privatización del centro, y la entrada en vigor de la modificación de la ordenanza municipal (Modificación de la Ordenanza Municipal de tenencia  y protección de los animales del 17 de Octubre de 2011), las cosas han cambiado. La nueva ordenanza deja lagunas que, se aprovechan para traficar con la vida de seres indefensos. Las cosas se han puesto feas para las Asociaciones que, ahora, si quieren rescatar un animal de la perrera, tienen que aflojar el bolsillo y pagar el “rescate”.

Me parece triste que, en nuestra localidad, salga más a cuenta, matar e incinerar a un animal que cederlo a una entidad capaz de asegurarle un futuro y una oportunidad. Los gastos de la eutanasia (bonita palabra para decir muerte) y la incineración, salen del bolsillo de todos los ciudadanos, puesto que así se establece en el correspondiente convenio. A la empresa privada, le mueven las cifras finales y, regalar animales, aunque sea a las protectoras, no es negocio.

Por eso, desde estas líneas, invito a todos los que así lo deseen a expresar su queja ante el Ayuntamiento de Logroño y la Comunidad Autónoma de La Rioja. Las correspondientes páginas web de los dos estamentos, contemplan un apartado de quejas y sugerencias al que cualquier ciudadano se puede dirigir.

Yo, por mi parte, ya lo he hecho y he pedido:
  • Que las asociaciones protectoras de animales no tengan que abonar ningún tipo de tasa o cuota por acoger o adoptar animales del centro municipal de acogida, salvando así su vida y defendiendo su derecho a la misma (actualmente resulta más "rentable" para la empresa gestora del centro municipal, el sacrifico de los animales, que su entrega en acogida a cualquier protectora).
  • Que, cualquier animal, ya sea recogido en la calle o entregado al centro por sus propios dueños, tenga derecho a, al menos, 8 días de estancia en el centro municipal con el objeto de poder encontrar otras opciones de acogida o de adopción, antes de serle dada muerte (actualmente, los animales entregados al centro por sus propios dueños, se les da muerte a casi todos en un periodo inferior a 24 horas, vulnerando así su derecho a la vida).
Jacky, sacada hace unos días de la perrera (pagando claro) jes una cachorrita de unos tres meses, que no crecerá mucho más. Es super buena y, aunque ahora está delgadita, en cuanto se recupere un poco estará aún más guapísima, tiene unos colores muy originales y muchas ganas de vivir. Date prisa adopta a jacky, que crezca en una familia, escribe a ar.difusionperrera@gmail.com

2 comentarios: