miércoles, 11 de julio de 2012

Una historia por terminar de contar.

Hoy recupero la historia de Rubia contada por Eduardo (Policía Social en la Red) para recordar que las historias de las perreras, no acaban cuando se salva al perro del sacrificio.

http://www.policiasocial.org/?p=769

Realmente, las historias de esos perros, comienzan en ese mismo momento en que alguien decide darles una oportunidad. Son perros que, en mayor o menor medida, necesitan tiempo para recuperarse de sus heridas físicas y, sobre todo, de las psicológicas. Es preciso ayudarles a perder los miedos y aprender a confiar de nuevo en aquellos que un día le dieron la espalda. Para eso, es preciso tiempo, paciencia y cariño.

Rubia fue salvada de la perrera en Febrero de este año y creo que su historia, en ese momento, fue una de las que más conmovió. Recogida por una patrulla de la policía local en las inmediaciones del Pantano de la Grajera, desnutrida y deshidratada. Un auténtico saco de huesos más cerca de la muerte que de esta vida. Salvada in extremis gracias a la generosidad de una particular que, casualidades de la vida, estaba en el lugar adecuado, en el momento preciso para poder ayudarla y,  rescatada del sacrificio por Animales Rioja.

En esos momentos, mucha gente se volcó en denunciar su situación como el reflejo de una realidad latente que muy pocos queremos ver, pero,  solo una persona decidió llevarla a su casa, a pesar de su estado. Nadie sabía en aquel momento, qué podía tener además de un evidente estado de hambre.

La acogida se fue alargando y, durante estos meses, Rubia ha recuperado peso, alegría, vitalidad y ganas de vivir. Ahora corre como las locas y se lleva estupendamente con sus compañeros de acogida. Pero sigue en acogida, necesitando un hogar definitivo. Su historia aún no ha acabado.

Si quieres adoptar a Rubia, contacta con Animales Rioja

http://www.animalesrioja.es/


2 comentarios:

  1. Me alegro mucho que ahora este mejor!! Espero que encuentre una familia que lo quiera. Lo comparto en mi facebook personal.

    ResponderEliminar