martes, 21 de agosto de 2012

Más ejercicios de olfato para perros, por favor

Para los profesionales, es bien sabido que, el olfato, es el sentido más desarrollado en los perros, en detrimento de otros como la vista o, incluso el oído. El olfato canino es aproximadamente un millón de veces superior al del humano.

Teniendo esta poderosa herramienta, no es extraño pensar en un perro olfateando durante todo el día, pero la realidad es que los perros con los que convivimos apenas olfatean y, demasiadas veces es porque no se lo permitimos.

Cometemos el error de tirar de la correa cuando nuestro perro, se para a oler algo durante el paseo. Por eso no es raro ver perros que, privados del placer de olisquear, se dedica a mirar a su alrededor de forma nerviosa, tirar de la correa, ladrar... Les privamos de su forma natural de relacionarse con el mundo y eso les puede producir mayores niveles de reactividad, estrés, bajo poder de concentración y dificultades de aprendizaje entre otros muchos problemas.

Los humanos somos animales visuales y esperamos que nuestro perro disfrute del paseo de la misma manera que lo hacemos nosotros, es decir, contemplando lo que ocurre a nuestro alrededor. Pero, nuestros perros necesitan estudiar el territorio no con la vista sino, fundamentalmente con el olfato. Cuando nuestro perro se para  oler el rastro de otro perro, está estudiando si es macho o hembra, si está enfermo o sano, si es adulto o un cachorro, si es nuevo en el barrio...

Los perros a través del olfato obtienen casi toda la información de su entorno y eso enriquecedor para ellos como lo es para nosotros ir a visitar un lugar nuevo, o ver una película interesante. Además los relaja. Una buena sesión de olfateo, estimula mentalmente al perro y hace que descanse mejor. Por eso, recomiendo los juegos de olfateo para estimular y ejercitar este sentido en nuestros perros. También para ayudar a recuperarse a aquellos perros que llegan a nosotros, victimas de un pasado de maltrato y/o abandono.

Como ejemplos de perros que han desarrollado el olfato en beneficio de los humanos, cabe citar los perros de rescate, los perros detectores (utilizados para encontrar explosivos, drogas), los de alerta médica (avisan de subidas de azúcar, ataques epilépticos) Todos ellos han sido entrenados para "marcar" un olor determinado.

Todos los perros tienen la capacidad de detectar esos tipos de olores. Dejemos a nuestro perro disfrutar de su naturaleza.

Bart sigue mejorando. Los ejercicios de olfateo están siendo básicos para que aprenda a relacionarse con el mundo que lo rodea, de una forma desconocida hasta ahora para él. Vuelve a ser un perro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario