miércoles, 10 de octubre de 2012

A cada edad, su alimento y Sandy buscando hogar

Para tener un gato fuerte y sano, es fundamental que esté alimentado correctamente. Atrás quedaron los tiempos en se les alimentaba con sobras, y ahora somos más conscientes que nuestro felino tiene unos requerimientos especiales para vivir más y mejor.

Es cierto que los gatos son un poco exigentes a la hora de comer. Nuestro gato, es un comensal muy cuidadoso, que rechaza su comida si no le huele bien, o no se le sirve a la temperatura adecuada. Además, los finísimos sentidos del olfato y el gusto, le permiten detectar si el alimento no es fresco.

Actualmente, tanto en tiendas especializadas como en clínicas veterinarias, encontramos alimentos para todo tipo de edades, razas, hábitos, patologías…. En el número de Junio ya adelantamos los requerimientos nutricionales del gato como especie pero, en función de las características individuales de cada uno, podemos encontrar un alimento formulado específicamente para cada individuo y, por ello, debemos conocer las posibilidades.



A tener en cuenta

En primer lugar, debemos recordar que el gato no es vegetariano. Necesita, obligatoriamente, nutrientes de origen animal, y es incapaz de sobrevivir mucho tiempo con una dieta completamente libre de carne.

La mejor forma de asegurarnos de que nuestro gato disfruta de una dieta equilibrada, es ofreciéndole alimentos elaborados específicamente para ellos, bien sea en forma de croquetas (alimento seco o pienso), semihúmedos ó enlatados puesto que contienen los elementos nutricionales indispensables para su salud y bienestar.



A cada edad, su pienso

Tenemos la posibilidad de escoger entre muchas marcas, sabores y precios y, sin lugar a dudas, encontraremos el alimento pensado para nuestro gato si atendemos a los requerimientos de nuestro felino y nos dejamos aconsejar por el profesional.



Gatos adultos

Son el colectivo más abundante. Los gatos alcanzan la edad adulta entre los 10 y los 12 meses de edad, salvo razas de crecimiento lento o razas grandes como el Maine Coon. Este periodo se prolonga hasta los siete años, aproximadamente, edad en la que, nuestro felino, pasa a ser considerado un animal senior.

Un gato adulto medio tiene unas necesidades nutricionales resultantes de su actividad diaria pero, existen múltiples variables dentro de los gatos adultos: sexo, entorno, estilo de vida, enfermedades… Todo ello debe tenerse en cuenta y, es por ello que, cada vez existen más productos diseñados para cubrir las necesidades específicas de cualquier gato adulto, sano o con alguna necesidad específica (piel, pelo, antibolas de pelo, gatos esterilizados light….



Gatos de edad avanzada o gatos senior

Consideramos gato de edad avanzada el que supera los siete años de edad. A partir de esa fecha, las patologías relacionadas con el envejecimiento, comienzan a hacer acto de presencia debido a los cambios físicos, metabólicos o de conducta.

Aunque nos parezca que nuestro gato senior está cómo siempre, no debemos perder de vista su edad y debemos anticiparnos en todo lo relacionado con la prevención: Alimentación, revisiones periódicas….

La alimentación específica para gatos senior, tiene un menor aporte en calorías y sirve para prevenir la aparición de factores de riesgo asociados a la edad lo que asegura un retraso en el envejecimiento, una menor incidencia de la aparición de patologías como cáncer, enfermedad renal o cardíaca….

Gatas gestantes y gatitos recién nacidos.

La alimentación de las hembras debe ser tenida en cuenta puesto que las necesidades nutricionales se disparan para cubrir el correcto desarrollo de los fetos así como el estado de la madre. De los cuidados y la alimentación durante este periodo depende el óptimo estado sanitario tanto de la madre como de las crías.

Mención aparte merecen los gatitos recién nacidos cuyas madres no se pueden hacer cargo de ellos por el motivo que sea. Son gatitos difíciles de sacar adelante y la única posibilidad es contar con un buen alimento adaptado y completo. Las necesidades nutricionales, en este caso, son extremadamente exigentes pues, del cuidadoso equilibrio en su composición, depende en gran medida, la supervivencia de los pequeños.



Gatos en crecimiento

Un gatito se mantiene en esta fase desde el destete hasta los diez o doce meses, cuando concluye el desarrollo y pasa a la fase de gato adulto.

En este periodo, las necesidades nutricionales son parecidas a las del gato adulto pero deben ser reforzadas por los nutrientes necesarios para la formación de tejidos y el gasto que supone el crecimiento. El objetivo de este tipo de alimentos es lograr adultos sanos.

Debemos recordar que, durante el crecimiento, estamos marcando la salud futura de nuestro gatito. Debemos hacer un esfuerzo extra para garantizar un gatito sano y feliz.



Escoge alimentos apropiados a la edad de tu gato

A los gatos adultos, normalmente, les basta con el alimento específico para mantenimiento pero, los gatitos necesitan más grasas y proteínas y necesitan alimentarse con productos especialmente diseñados para ellos.

En ciertas circunstancias, el veterinario puede recetar una dieta especialmente formulada para tratar patologías puntuales o crónicas de tu gato. Si tu gato sufre de algún problema de salud que puede mejorar con la dieta, es preciso seguir las indicaciones del veterinario.

Si el gato no tiene problemas que lo contraindiquen, soy partidaria de variar la comida de forma periódica y progresiva. De esta manera, evito que se acostumbren a un único tipo de alimento y sabor, que luego puede ser difícil de encontrar. Este problema se conoce como neofobia alimentaria y hablamos de él en el número de Junio.



Alimentos que podemos encontrar en nuestra tienda especializada:

Leches maternizadas para aquellos gatitos que, por enfermedad o ausencia de la madre, no tienen la posibilidad de mamar. Es importante ofrecerles leche maternizada para gatos (nunca de bebés humanos o de vaca) para evitar trastornos digestivos y diarreas.



Crecimiento: Para los gatitos jóvenes desde el destete hasta el año de edad aproximadamente en función de las marcas. Este alimento suele usarse también para gatas gestantes y/o en lactación aunque actualmente existen muchos fabricantes que ofrecen alimentos específicos para ellas.

Alimento para adultos: Desde el año hasta los siete años de edad. Es el pienso de mantenimiento por excelencia para animales sin problemas de salud ó peso. Se encuentra en diferentes sabores para poder adaptarnos a las exigencias de nuestro felino.

Alimento light: Se usa desde el año de edad hasta la edad de siete años en animales que presentan tendencia a engordar. No adelgaza puesto que es un producto pensado para prevenir la obesidad. Si es preciso iniciar un tratamiento específico para que nuestro gato pierda peso, debemos ponernos en manos del veterinario.

Alimentos senior: Desde los siete años en adelante. Formulado específicamente para proteger los huesos y las articulaciones. Con un equilibrio óptimo de nutrientes para una mejor absorción pensando en la ralentización del metabolismo del gato mayor.

Alimentos dietéticos pensados para patologías concretas o situaciones especiales del felino como aquellos formulados para después de la esterilización. Para bolas de pelos, para gatos esterilizados, piensos renales….

Alimentos específicos para razas, diseñados para cubrir las necesidades particulares de ciertos individuos. Por ejemplo diseños adaptados de las croquetas o nutrientes específicos para el cuidado del pelo y la piel en función de diferentes razas.

Agua imprescindible

Debemos animar a nuestro gato a beber agua, manteniendo siempre un cuenco con agua fresca y limpia. Las fuentes de agua corriente pueden ser también una buena inversión. El gato, normalmente tiene poca sed, y es capaz de sobrevivir con pocas cantidades de agua ya que tienen una gran capacidad de concentrar la orina.

El gato no suele beber espontáneamente, puesto que recibe el aporte de líquido que necesita de los alimentos que consume. Un escaso aporte de agua podría aumentar la concentración de orina y podría tener repercusiones sobre la salud del gato: cálculos, cistitis y problemas urinarios en general.

Evitemos la leche

Tradicionalmente se ha asociado al gato con la leche. Realmente, lo que busca el gato en la leche es la grasa que contiene. En muchos casos, lo único que conseguiremos ofreciendo leche a nuestro gato, es provocarle molestias digestivas y diarreas así que. evitemos la tentación.



Otras pautas

Ante cualquier duda, es preciso acudir a la clínica veterinaria o a la tienda especializada y dejarse aconsejar por el profesional, aportando datos sobre la edad, tipo de vida del gato, raza, tipo de pelo…. Seguro que siempre nos ofrecerá el alimento más adecuado.

Los formatos grandes tienen la virtud de resultar más económicos, sobre todo para las familias con más de un gato.

Si tenemos previsto cambiar el alimento, debemos ir poco a poco, sustituyendo progresivamente el alimento anterior, por el nuevo. De esta forma evitamos las alteraciones digestivas y diarreas.

Los premios están bien pero en su justa medida. Si pensamos obsequiar a nuestro pequeño felino con un delicioso bocadito por cualquier razón, debemos tener en cuenta el aporte extra de energía que ello supone y controlar la ración diaria que consume para evitar problemas de obesidad. Con esta sencilla regla podremos disfrutar del placer de compartir un momento genial con nuestro gato.

Colaboración en Revista Especies Nº 159 (Octubre 2012)

Os presento a Sandy. Es una gatita gris preciosa, de unoS dos meses y medio. Esta en acogida pues apareció en la calle muy enferma y delgada. Ahora esta recuperada, y necesita un hogar definitivo. Esta acostumbrada a vivir con perros y gatos.

Contacto: rlsneme@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario