lunes, 1 de octubre de 2012

Cómo ayudar a nuestro gato a ser más feliz

Para que un animal viva en buenas condiciones, en nuestro entorno doméstico, ha de poder realizar, entre otras cosas, algunas de las conductas habituales en su medio natural, aunque no necesariamente todas. En el gato, estas conductas se llaman necesidades de comportamiento y son la exploración y la búsqueda de alimento.

Cuando los gatos tienen acceso al exterior, prácticamente tienen cubiertas estas necesidades, pero cuándo viven en un piso o un  apartamento, hemos de tenerlas en cuenta para adaptar o modificar el ambiente dándole así la oportunidad de explorar.

Es importante aumentar el espacio por donde puedan trepar, colocando plataformas, rascadores y escaleras... Aunque tengan bastante espacio, renovarlo de vez en cuando es bueno, ya que tendrán más curiosidad por los sitios nuevos. Suelen gustarles los lugares altos para vigilar todo y refugiarse, si lo necesitan, ya que les proporciona sensación de seguridad mientras cotillean lo que pasa a su alrededor.

Para estimular la conducta exploratoria en gatos más bien apáticos o vagos, o canalizarla en gatos activos, podemos optar por esconder la comida a lo largo del “territorio”. Esto le obligará a explorar y buscarla cuando sienta hambre, a lo largo del día, evitando que la actividad se limite a ir hasta el comedero y comer, como pasa en muchos casos. Recordemos que nuestro gato realiza muchas pequeñas comidas diarias y, de esta forma, contribuimos a mantenerlo entretenido ganándose la comida.

También es bueno colocar juguetes que estimulen al gato a cazar, y por supuesto, que nosotros juguemos con ellos un rato todos los días pero nunca con las manos. Toda la actividad de caza ha de ir dirigida contra los juguetes.

Estas medidas contribuyen a que el gato esté activo, libere energía de forma positiva y no acumule estrés que pueda desencadenar, más adelante, un problema de comportamiento.

Baguira es un precioso panterito de en torno a un año de edad que busca hogar. Apareció en la Zona del Hospital San Pedro de Logroño y es demasiado cariñoso para estar en la calle. Casi probablemente se trate de una pérdida o un abandono pero, al no tener chip, no podemos localizar su casa. Si quieres acoger o adoptar a esta preciosidad, contacta con margon_6@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario