martes, 13 de noviembre de 2012

Los perros medianos también son perros


Hay gente que busca perros pequeños por aquello de que ocupan menos espacio y son más achuchables pero, demasiadas veces, equivocan la elección.

Por ejemplo, hay perros como los Jack Russel pequeños y monísimos pero inquietos, movidos y enérgicos hasta aburrir que terminan con los nervios de muchos propietarios que no supieron informarse debidamente de las características de la raza. Los terriers también necesitan una buena dosis de ejercicio diario para desfogarse e incluso los bichones, tradicionalmente dedicados a la caza muestran su carácter nervioso y ladrador si no les damos la oportunidad de quemar energía.

En cambio perros tradicionalmente considerados “movidos” se conforman con el metro cuadrado que existe al lado de tus pies y son auténticas alfombras con tal de tenerte cerca.

Por eso, cuando vas a elegir a un compañero de cuatro patas, conviene informarse de la raza, de los requisitos de ejercicio, alimentación y pautas para trabajar con él de forma adecuada.

El otro día en un Instituto, durante una de las charlas, me preguntaban cómo valorar a los mil razas o a los que yo cariñosamente llamo “raza chucho”. Ahí el conocimiento de los perros juega fuerte y se mide el carácter, la sociabilidad, la tolerancia a la frustración y a la manipulación, la forma de pasear con correa….etc.

Entre los “chuchos” hay como en todo, buenos y malos. Pero últimamente, vamos encontrando a los buenos como Logan, Zipi y Zape. Logan está en guardería gracias a la generosidad de una buena familia que se ha volcado en él y Zipi y Zape esperan en la perrera pero ya por poco tiempo. Gente maravillosa se ha ofrecido a colaborar en su rescate. Los tres necesitan buenos hogares donde seguir trabajando con ellos.
Los tres son sociables y jovencitos con toda la vida por delante.

Logan se quedó esperando al borde de una carretera a que el dueño que lo dejó abandonado allí, volviera a recogerlo. Es tímido pero se muere por las chuches y los mimos.


Zipi y Zape son dos hermanitos que deambulaban por un pueblo en busca de comida y mimos. Son sociables y se acercan a todo el mundo aunque hay que enseñarles a pasear con correa.




En todos los casos, ayudaría a la integración de cada uno de ellos en su hogar de adopción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario