martes, 12 de marzo de 2013

Caricias que saben a premio

Las caricias sirven para mostrarle a tu perro que estás feliz a su lado. Lo puedes acariciar para premiarlo, para mostrarle afecto o, simplemente, para sentirte bien. Sin embargo, el lenguaje corporal y el modo como se comunica el ser humano son muy distintos a los de un perro. Por ejemplo, las personas se abrazan para expresar cariño, pero  ¿Has visto que un perro abrace a otro? Parece fácil, pero hay maneras adecuadas y no tan adecuadas para acariciar a un perro. Seguramente la mayoría de los dueños han acariciado a sus perros de manera incorrecta por lo menos una vez.

Cosas a evitar cuando acaricies a tu perro
• Abrazarlo de forma imprevista
• Agarrarlo por la cabeza
• Darle palmaditas

Los perros suelen ser muy tolerantes y, normalmente, no protestan ante una caricia mal dada a menos que sea muy repetitiva. Muchas veces, no reaccionarán ante las manipulaciones incómodas pero, si notas a tu perro reticente o echándose hacia atrás cuando lo caricias, mejor déjalo en paz puesto que  no le gusta.

Formas correcta de acariciar a tu perro

Son todas aquellas que el perro puede prever puesto que ve acercarse tu mano y el movimiento no supone ninguna amenaza para él.
• Rascar detrás de las orejas
• Acariciar bajo el morro
• Acariciar el vientre (solo si el perro lo permite)

Mientras lo acaricias, el tono de voz es importante. Disfruta del momento de complicidad y usa tu tono de voz como un relajante adicional. Dile cosas alegres y verás cómo tu perro, empieza a jugar contigo. Algunos perros son adictos a las caricias. Si se inclina hacia delante, empieza a menear la cola o se tira al piso con las patas en el aire, lo estás haciendo realmente bien.

Telma y Huggie son auténticos adictos a las caricias. Telma es una hembra adulta spaniel que pide mimos a cada paso. Huggie es un macho jovencito tutelado por la Asociación Protectora de Animales de La Rioja que conserva el cuerpo espigado de un cachorrote. Activo y enérgico, se deshace por las caricias y le encanta estar en brazos.

Si quieres conocerlos contacta con Laura García de Guardería La Burra Lola que está haciendo las veces de casa de acogida en info@laburralola.es



No hay comentarios:

Publicar un comentario