miércoles, 5 de junio de 2013

Salidas de casa y Bart buscando hogar

Muchas veces me comentáis que vuestro perro para salir por la puerta de casa y, si lo pensamos seriamente, es normal. Fuera espera la calle, olores y un montón de cosas excitantes. Además, al enfadarnos, solo conseguimos mayor excitación de nuestro can y que tire más.

Para evitar esta situación, lo ideal es no ir con prisa y no anticipar las salidas. Cuando vayamos a salir y le hayamos puesto la correa, debemos esperar a que esté tranquilo. No quiere decir que estar sentado signifique estar tranquilo. Un perro tranquilo es aquel que no está jadeando y con la lengua fuera dentro de casa. Boca cerrada, cara de curiosidad y correa floja. El truco está en no seguirle la corriente dejándonos arrastrar detrás de él. Permanecemos en la puerta aguantando el tirón, hasta que decida volver hacia nosotros deseando saber qué es tan interesante como para no salir. Puede tardar un segundo o media hora. No se sale hasta que no esté tranquilo. Y sobre todo, no se le dice nada. En varias repeticiones, el perro se acostumbra a esta nueva forma de salir a la calle más tranquilo.

Bart tiene un año y medio y lleva un año buscando familia y hogar. Sigue teniendo bastante miedo y estamos trabajando con él para reducirlo. Amante de las rutinas pero flexible, enseguida se adapta a los cambios, reconociendo su habitación y su lugar de descanso. Ha aprendido a ser limpio y espera a salir.

Ahora mismo está en residencia y tutelado por Defensa Animal del Norte (DAN).  Contacto: dan.asociacion@gmail.com y para adopciones Internacionales o si eres de Madrid dan.asociacion.madrid@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario