jueves, 14 de noviembre de 2013

Jugando y Blas buscando hogar

La reverencia de juego es una muestra interesante del lenguaje corporal canino. Es fácil de identificar pues el perro muestra las patas delanteras apoyadas en el suelo y la parte trasera del cuerpo elevada. Con esta postura afiliativa, el perro facilita las relaciones con otros perros y disminuye la distancia de seguridad. Casi siempre anticipa diversión.

Blas es un perro de lo más sociable. Tiene  año y medio. Llegó con mucho miedo pero día a día vence sus propios límites y la timidez inicial va dando paso a un perro genial al que le encanta agradar y que le presten atención. De tamaño mediano, es ideal para un piso. Está aprendiendo a andar con la correa y algunas habilidades. Se lleva estupendamente con otros perros y con gatos.


Contacto: dan.asociacion@gmail.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario