martes, 5 de noviembre de 2013

Señales de calma y Alex buscando hogar

En la mayoría de los casos, los perros en vez de mostrarse ofensivos, prefieren prevenir posibles conflictos con comportamientos sutiles que buscan calmar o inhibir las señales de amenaza de otros perros. Este tipo de comunicación se califica como señales de apaciguamiento o señales de calma. Los etólogos también se refieren a ellas como señales de corte (cut-off signals).

Gran parte de las señales de calma son en realidad conductas de desplazamiento que, a nuestros ojos, pueden parecer irrelevantes o fuera de lugar pero que solucionan en gran medida posibles enfrentamientos entre perros. Algunas de las más conocidas y documentadas en el libro de Turid Rugaas (Las señales de calma) son olisquear, bostezar, pestañear, relamerse o girarse aunque hay muchas más.

Un ejemplo de señal de calma sucede cuando llamamos a nuestro perro que está jugando en medio del parque con otros perros. Si se lo está pasando bien, es fácil que camine muy despacio hacia nosotros. Si en ese momento, elevamos el tono de voz o nos enfadamos repitiendo la llamada varias veces, es fácil que en vez de venir, nuestro perro empiece a olisquear el suelo (sin que haya ninguna razón) o describa amplios círculos alrededor nuestro. En ambos casos, nos está dando tiempo a calmarnos para evitar el conflicto. Nos está indicando claramente que debemos repasar nuestra llamada, el tono de voz y la postura corporal y practicar con el perro.

En el vídeo un pequeño ejemplo para poner a prueba nuestra capacidad de observación.


Alex tiene ochos meses y es un cachorro en cuerpo grande que está aprendiendo a controlar pues todo ha crecido deprisa y aún tiene los andares desgarbados del animal joven que es. Fue rescatado de la perrera la semana pasada y está en residencia a la espera de un hogar y una familia definitiva. Nos ha demostrado lo cariñoso y sociable que es desde el minuto cero. Solo quiere agradar y recibir mimos.










No hay comentarios:

Publicar un comentario