lunes, 27 de enero de 2014

Ronronoterapia y Eros buscando hogar

Los que disfrutamos de la compañía de los gatos, sabemos que el ronroneo tiene un efecto relajante en nosotros. Nos encanta que nuestro gato ronronee. Desde hace un tiempo, la ciencia se empeña en demostrar el poder terapeútico del ronroneo. Aunque ya desde el antiguo Egipto, tener un gato cerca se consideraba bueno  para la salud, fue hace relativamente poco cuando  demostró la forma en que este sonido actúa en el organismo. El ronroneo de los  gatos no sólo tranquiliza y ahuyenta los pensamientos depresivos, sino que  también cura trastornos de sueño y regulariza la actividad metabólica.

Jean-Yves Gauchet, veterinario francés, fue el encargado de explorar las bondades  de la ronroterapia. En abril de 2002 se encontró con un estudio publicado  por Animal Voice, una asociación que investiga la comunicación animal. Las  estadísticas del artículo llamaron su atención: Después de una lesión o una  fractura, los gatos tienen cinco veces menos secuelas que los perros y se  recuperan tres veces más rápido. 

La hipótesis planteada por los  especialistas es que el ronroneo tiene cualidades reparadoras; Los gatos no  sólo "vibran" de gozo o para arrullarse, también lo hacen para aliviar  situaciones de estrés intenso.

Gauchet decidió probar la hipótesis en seres humanos. Preparó un CD de 30  minutos de ronroneos y pidió a 250 voluntarios que lo escucharan. Los  reportes fueron positivos en todos los casos: bienestar, serenidad,  facilidad para conciliar el sueño. La explicación está en que el ronroneo  del gato es una vibración sonora de baja frecuencia (25 a 50 hertz), la  misma que usan kinesiólogos, ortopedistas y médicos del deporte para reparar  fisuras de los huesos, aliviar lesiones musculares y acelerar la  cicatrización. ¿Qué ocurre en nuestro organismo? Muy simple: al escuchar el  ronroneo, el estímulo viaja por el circuito del hipocampo a la amígdala. Ahí  la frecuencia del sonido desencadena la producción de serotonina, "la  hormona de la felicidad", relacionada también con los ciclos de sueño, la  libido y el buen humor.

Este peque también busca hogar. Lo conozco desde enano y es un gato que se hace querer.

El negro no trae mala suerte. Es elegante, brillante a la par discreto y de lo más bonito. Por eso, aleja las supersticiones!!!. Si de verdad estás buscando un buen gato de compañía, Eros es un estupendo candidato.



No hay comentarios:

Publicar un comentario