lunes, 17 de marzo de 2014

Lugares seguros para el gato cuando cambia de hogar

Cuando llevas a un gato a un nuevo lugar, recuerda tener la estancia preparada de antemano con todo lo necesario: El comedero y bebedero estarán alejados de arenero que debe adecuarse al tamaño del animal y dispondremos de otra zona de descanso y juego.

Es conveniente no retirar el transportín donde llega el gato pues ya tiene su olor (el resto de las cosas no) y lo siente como lugar seguro y de referencia al que volverá todas las veces que crea necesario mientras "asegura el entorno" y comienza a explorar, momento que suele coincidir con la noche cuando todo queda en silencio y nadie le observa. Además, la presencia del transportín en la zona que usa el gato, lo convierte en un elemento más de su ajuar diario y nos facilita su uso cuando es necesario llevar al animal al veterinario.

Hace unos días, os contaba la historia de Ricky, un gato en la perrera de Logroño con la cola en carne viva. Entre muchas buenas personas, la asociación que seguía su caso, ha conseguido darle una oportunidad. 

Ahora, fuera de la perrera, está en acogida y mañana le operan para quitar el trozo necrosado. Solo falta un buen hogar para este gato grandote y cariñoso de enormes ojazos, de lo más mimoso que no pierde ocasión para dejarse querer y acariciar mientras ronronea. Si buscas un gato tranquilote y afable, anímate a conocerlo. En la foto Ricky, a su llegada al hogar de acogida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario