lunes, 26 de mayo de 2014

Enseñando a no saltar a las visitas y Denia en adopción

Cuando nuestro perro salta a recibirnos a la vuelta a casa, el premio inmediato es nuestra atención (incluso cuando nos enfadamos) así que nuestra tarea consiste en invitar a nuestro perro a hacer algo diferente a saltar, para que consiga la recompensa que busca en forma de caricias y atención.

En vez de regañarle es mejor buscar que haga algo fácil, como sentarse o permanecer de pie tranquilo. Si el perro responde como esperamos, es la hora de recompensar como él espera, es decir, con atención y caricias.

Si recomendamos buscar conductas sustitutorias simples es porque, en muchas ocasiones, debido a la excitación, el sentado viene acompañado, de un saltito más o menos visible. Si premiamos esa conducta encadenada, realmente, estamos premiando la última acción, el salto o lo que es lo mismo, justo la conducta que queríamos evitar.

Denia tiene tres años y medio, de tamaño mediano, es una perra activa, sociable y muy cariñosa. Rescatada de la perrera, ahora espera su hogar definitivo. Acostumbrada a ir en coche, a la vida en familia y a pasear con correa, se lleva bien con otros perros. Ideal para personas amantes del deporte y la naturaleza.






No hay comentarios:

Publicar un comentario