miércoles, 14 de mayo de 2014

Trabajando los buenos modales y Lía en adopción

En ocasiones nosotros mismos reforzamos, por accidente, la conducta inadecuada de nuestro perro como, por ejemplo, cuando le permitimos que siga tirando hacia delante, aun cuando la correa va tensa hace mucho rato.

Como buenos guías, debemos enseñar a nuestro perro a pasear de forma tranquila con la correa y, lo mejor, es empezar en casa como una rutina más. Si solo le ponemos el collar y la correa para salir a la calle, lo verá como una limitación para llegar antes al parque a oler o jugar con sus amigos.

La correa debe ser para el perro, promesa de cosas buenas: paseo, parque, juegos y para ti, una herramienta que te ayude a pasear con él, de forma tranquila.

Cuando vayas con tu perro, recuerda que el paseo es para disfrutar. Camina recto con los brazos relajados y paso firme. Todo ello contribuye a trasmitir seguridad y calma a tu perro.

Todo esto y mucho más en nuestro Taller más popular el último sábado de Mayo:

Lía, la preciosa Beagle que protagoniza el post, tiene dos años y fue recogida, tras seguir su pista durante varias semanas. Tenía mucha hambre, pero aún más miedo y no quería acercarse. Ahora, vuelve a recuperar la confianza y se está descubriendo con un animal noble. Es muy buena y obediente y solo quiere agradar


Esther: 669 46 71 04


No hay comentarios:

Publicar un comentario