miércoles, 13 de agosto de 2014

Los perros son perros y Chipi buscando su lugar

Cuando los perros actúan como tal, tenemos lo mejor de ellos mismos.

Si lo pensamos un minuto, estamos constantemente diciéndole a nuestro perro qué debe y que no debe hacer. Ven aquí, siéntate, estate quieto, cállate…. Os proponemos un experimento: Contar las veces que corregís a vuestro perro al cabo del día y, seguro que os sorprende la cantidad pues son muchas, muchísimas, demasiadas veces que además, provocan que nos enfademos con el perro mientras nos mira con cara de circunstancias y seguro que piensa eso de “A ver si se decide…”

Pecamos por exceso del lenguaje hablado cuando nuestros perros, apenas necesitan vocalizar pero aun así, se entienden perfectamente con otros perros, mediante gestos y posturas faciales y corporales. Los humanos necesitamos aprender idiomas para comunicarnos con personas de otros países. Los perros pueden entenderse perfectamente con otros perros en la otra punta del planeta. ¿Son o no son listos?

Son nuestros perros y debemos protegerlos de los peligros de la ciudad pero, también debemos dejarles actuar como lo que son. Ellos juegan de forma diferente, se presentan de forma diferente entre ellos y utilizan unos códigos de comunicación que debemos conocer si queremos respetar su naturaleza.

Chipi es un perro extraordinario que necesita un golpecito de suerte para ser totalmente feliz… El que lo conoce, se enamora irremediablemente y, sin embargo, lleva dos años esperando su oportunidad. Vamos a difundirlo con fuerza a ver si pronto, le llega la suerte de un hogar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario