jueves, 7 de agosto de 2014

Si bien el cepillado del gato, debería ser parte de la rutina higiénica normal, en ciertas razas de pelo largo como los persa o angora, esta práctica se convierte en obligatoria, pues requieren de un acicalado diario que no pueden proporcionarse por sí mismos, ya que no llegan a atusarse zonas como las axilas, ingles, vientre o detrás de las orejas, pudiendo llegar a formarse nudos considerables, que limitan su movilidad y provocan que el gato esté muy incómodo. Si tu gato de pelo largo no se mueve o rechaza ciertas manipulaciones, vigila el estado de su pelo ya que, en algunos casos, la situación llega al punto de tener que retirar toda la capa de pelo muerto, mediante una sesión de peluquería. Además el pelo hecho nudos. retiene polvo y suciedad e impide respirar correctamente la piel, pudiendo provocar heriditas y dermatitis.

Lo ideal es acostumbrar al animal desde pequeño al cepillado. Elegir un material adecuado también es importante. Una buena carda y un peine de metal con púas anchas y estrechas para terminar de desenredar, se convierten en los mejores aliados de la higiene y belleza del gato.

Isis es una gata mayor que necesita afecto, tranquilidad y rutinas. Ideal para casas sin gatos o con animales tranquilos que sepan respetar su espacio.

Para adoptar a esta gatita escribid a adopcionesesperanzafelina@gmail.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario