martes, 7 de octubre de 2014

Muerto el perro….

Me vais a perdonar que hoy no hable de conducta ni os presente a alguno de los muchos perros y gatos que están buscando hogar pero, el caso de Excalibur me parece revelador de lo que se masca en este país en cuanto a respeto por la vida animal y procedimientos se refiere…

Seguramente todos conocéis los antecedentes, después de que el marido de la auxiliar de enfermería repatriada a Madrid e infectada por el virus del ébola, haya denunciado al Director General de Atención al Paciente de la Comunidad de Madrid (SERMAS), el señor Zarco Rodríguez, por su petición de sacrificar a su perro Excalibur “para evitar riesgos”.



Tanto ha movilizado a la opinión pública que hasta el Wall Street Journal se ha hecho eco en la decisión de eutanasiar al animal sin basarse en ningún criterio científico y sin consultar a verdaderos expertos.


Hasta los veterinarios se han alzado en contra de esta decisión y, el presidente del Consejo General de Veterinaria, Juan José Badiola, ha asegurado que, hasta el momento, no hay ningún estudio que haya demostrado que el virus del ébola se pueda contagiar de seres humanos a perros. A día de hoy, lo único que se ha demostrado es la transmisión a humanos procedente de murciélagos, simios e incluso algún antílope pero nunca de perros.


Ni el Ministerio de Sanidad español ni la Comunidad de Madrid han consultado al mayor experto sobre el papel de los canes en el virus del ébola antes de decidir el sacrificio del perro. Eric Leroy, director general del Centro Internacional de Investigaciones Médicas de Franceville, en Gabón es la persona que más ha estudiado el papel de los perros en los brotes de ébola y, en una entrevista publicada por El País afirma que “no hay que matar al perro porque es importante a nivel científico”.


La prudencia y los profesionales recomiendan aislar al animal, desinfectarlo y tratar el medio en que estaba y mantnerlo en observación. En ningún caso se habla de sacrificarlo.


De momento, se atisba cierta luz al final de este túnel tortuoso para Excalibur pues, el marido de la auxiliar contagiada por ébola se ha puesto en contacto con Carlos Rodríguez, presidente de la ONG Mascoteros Solidarios, quién se ha hecho cargo de la custodia temporal del animal.

Como bien dice Rodríguez en su Facebook, esto es lo que puede pararlo: Difundir, firmar...



Yo al igual que esta familia, lucharía hasta el último aliento por salvarle la vida a mi perro y, por eso firmo. Te unes?



1 comentario:

  1. Desgraciadamente no han escuchado a nadie y han cogido la vía rápida. Todos llevaremos un poquito en el corazón a excalibur

    ResponderEliminar