martes, 27 de enero de 2015

Perros expresivos y Bruno buscando hogar

Lo habremos dicho mil y una veces. Los perros son de lo más expresivos y solo hace falta poner un poco de atención para entender lo que quieren decirnos y actuar en consecuencia...

Los perros aun siendo diferentes a los seres humanos son capaces de sentir miedo, alegría y otras emociones como respuesta a aquello que le rodea. Al igual que nosotros, su cerebro también dispone de un sistema límbico, asociado a la supervivencia y a las respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales. Este sistema,  formado por varias estructuras, está relacionado con la memoria, la atención, los instintos sexuales, las emociones (por ejemplo placer, miedo, agresividad) y la conducta.
 
A un perro con miedo, no es recomendable regañarle cuando hace algo que no nos gusta, pues solo acentuamos temores. Es mejor ayudarle desde el principio, sin reforzar los momentos en los que está tenso, y darle nuevas opciones de aprendizaje.
 
Si por ejemplo, durante el paseo, ante la presencia de un perro o persona desconocida, se pone nervioso (con o sin tensión en la correa), lo recomendable es dar un paso, o varios, hacia atrás hasta que gane distancia de seguridad, con respecto a aquello que lo incomoda. Si no actuamos con diligencia, lo siguiente que hará nuestro perro para tratar de hacer frente a la situación, será ladrar. En esa distancia de seguridad, el perro aprende a enfrentarse con sus miedos desde una situación menos amenazadora.
 
El enfoque más adecuado para tratar estos miedos, consiste en trabajar el lado emocional de las situaciones en que se produce o, lo que es lo mismo, cambiar la percepción del perro y convencerlo de, aquello que le da miedo, no es tan malo como parece. En estos casos, debemos ser pacientes y tener en cuenta que el proceso deberá ser gradual y progresivo, premiando cada avance.

Bruno busca un hogar. Ha sido rescatado de la calle, tiene un añito y es la mar de simpático y bueno.
No tiene miedos y con perros y gatos se lleva fenomenal. También le gustan los niños y no le agobian para nada.  No ladra ni rompe cosas y es extraordinariamente obediente.

Es un pequeñuelo mestizo de teckel que está deseando dar y recibir amorrrrrr!!


Si te animas, contacta con dan.asociacion@gmail.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario