jueves, 29 de octubre de 2015

Cuando el juego deja de ser solo juego….

El juego mal canalizado, puede ser origen de conflictos que puedes prevenir y evitar.  Como casi todo, la prevención pasa por permitir a los perros desarrollarse como lo que son e interactuar entre ellos y con el entorno con la mayor libertad posible, pero bajo nuestra supervisión.

Hay algunos perros muy activos que se pasan la vida escaneando la zona de paseo en busca de otros perros con los que intentar jugar y son capaces de cruzar el parque a todo gas para ir a por ellos pero, que una vez que llegan a su altura, suelen demostrar pobres habilidades sociales pues se comportan de forma brusca e inadecuada. Suelen mostrarse muy impulsivos y brutos con los otros perros (sean amigos o no) y, no todos se lo van a tolerar de igual forma, sobre todo si son perros que no se conocen y hay diferencias evidentes de tamaño. Aunque su intención suele ser simplemente la de pasar un buen rato, por lo general resulta tan invasivo que acaba incomodando o asustando al otro animal, provocando situaciones tensas o incluso alguna refriega.

Suelen ser ejemplares jóvenes que no han tenido suficiente contacto con otros perros, o cuyas experiencias no han sido positivas e intentan llevar la iniciativa ates de que otro se la arrebate. En estos casos, puede costarle un poco aprender la forma apropiada de interaccionar con los demás.

En estos casos, el juego debe ser tranquilo y pausado y conviene hacer paradas y contar con un asistente canino adulto, más o menos del mismo tamaño que el joven alocado al que debemos enseñar y, sobre todo, de carácter muy equilibrado para que sirva de ejemplo al joven aprendiz.

En el vídeo, un ejemplo de acoso a un cachorro de bulldog por parte de otros dos perros y de la intervención de los propietarios para parar el juego inadecuado.




y un ejemplo de buen juego...


miércoles, 28 de octubre de 2015

Buscando al compañero perfecto

Si eres de los que, desde siempre, ha querido compartir su vida con un perro o un gato, hay un montón de interrogantes que te tienes que plantear para acertar en la decisión. Es el momento de reunir a la familia, de hablar y discutir los diferentes puntos de vista, los pros y contras de cada elección. Tómate tiempo y evita cualquier decisión impulsiva de la que puedas arrepentirte más adelante. Convivir con un animal supone una responsabilidad muy grande, ya que dependerá de ti durante toda su vida.


¿Perro o gato?

Seguramente tienes claro si prefieres un gato o un perro, pero debido a las diferencias que existen entre ambas especies, merece la pena analizarlo con calma. Quizá la más evidente radica en que el perro necesita salir de paseo todos los días, incluso aquellos de razas mini como chihuahuas, o todas aquellas que disponen de la gama “toy”.

Por ello, tan importante es desear tener perro como evaluar nuestra capacidad para hacernos cargo de todo lo que implica: Además de alimentación y cuidados veterinarios, todo lo relativo a vivir en sociedad como enseñarle a pasear, a comportarse de manera adecuada en espacios públicos…, a saber estar, en definitiva.

Elegir el compañero más adecuado a nuestro estilo de vida también resulta fundamental. En este punto es necesario profundizar sobre el tipo de perro que más se puede adecuar a nosotros, teniendo en cuenta sobre todo el tamaño y el temperamento, los dos aspectos que determinan la capacidad de soportar una vida con pocas salidas de casa. Sin entrar al tema y, simplemente, por poner un ejemplo, no conviene elegir un perro muy activo, si somos más de sofá y manta. Sería una relación condenada al fracaso casi desde el principio.

En este caso, aunque prefiramos los perros si no tenemos claro si vamos a poder hacernos cargo de todas sus necesidades, incluidos los paseos, quizá sea mejor elegir un gato. Esto por supuesto, solo sirve si también nos gustan los gatos.


La edad adecuada

Por lo general, sobre todo si es la primera vez que incorporamos un animal a la familia, es frecuente elegir un ejemplar joven (un gatito o un cachorro de alrededor de 2 meses de edad), aunque también es posible elegir animales de cualquier edad.

Los cachorros son geniales, muy divertidos pero también agotadores. Trepan, saltan, se esconden, cazan todo lo que tienen a mano (incluidos manos y pies humanos)...., no paran. Cuando llegan, es preciso poner la casa a prueba de cachorros, proteger ventanas, enchufes... etc. invertir tiempo en ellos y en enseñarles a jugar adecuadamente. Todas ellas son tareas placenteras pero que requieren de dedicación por nuestra parte.

Los adultos tienen el carácter formado y lo que ves, es lo que hay. No suelen dar sorpresas y, en general son más tranquilos que los cachorros que necesitan explorar el mundo.

La verdadera diferencia entre jóvenes y adultos radica en que el proceso de adaptación será diferente, en función de la edad y las experiencias previas. Además, en caso de decantarnos por un cachorro o un gatito, el seguimiento veterinario inicial,  será más exigente que con un animal adulto.


El sexo.

El sexo del animal es cuestión de gustos, aunque hay factores a valorar. En el caso de gatos machos enteros, por ejemplo, tenemos la desventaja del olor de la orina. La gata no posee ese olor tan fuerte.

Si nos da igual el sexo, debemos tener en cuenta que las hembras enteras, tanto las gatas como las perras, tienen el celo periódicamente. Las perras suelen tener dos celos al año y, durante cada periodo sangrará unos días. En cambio, la gata no mancha y sus celos son menos previsibles al tratarse de celos inducidos por la presencia de machos. Por otro lado, en estas épocas, los machos enteros pueden estar más revoltosos y incontrolables. Sin embargo, si tenemos intención de esterilizar al animal, el sexo del ejemplar será menos determinante.


¿Pelo corto o largo?

Un aspecto relevante a la hora de decidir y que se aplica a perros y gatos, es el tipo de pelo, corto o largo. Así, por mucho que nos gusten los animales de pelo largo, si no vamos a poder proporcionarle los cuidados que necesita (cepillados frecuentes, baños, etc.), es mejor que nos decantemos por uno de pelo corto. Esto no quiere decir que los animales de pelo corto no necesitan baños o cepillados, sino que, seguramente, serán más espaciados en el tiempo.

Todos, perros y gatos, sueltan pelo, incluso los de pelo corto. Si eres alérgico al pelo de alguno de ellos, no “pruebes” con una raza determinada por mucho que te la recomienden, si no lo tienes absolutamente claro. El animal no tiene la culpa de provocarte reacción y no se merece terminar en una perrera.


La raza.

Dentro de perros y gatos hay diferentes razas que varían en aspectos como el tamaño, tipo de pelo, carácter…etc. Por lo que, antes de decidir, conviene estar muy bien informado de lo que supone cada una de ellas.


Dónde buscar al nuevo miembro de la familia

Es posible que para elegir un animal nos planteemos si es mejor adoptarlo o comprarlo. Las perreras municipales y las protectoras están llenas de animales abandonados que buscan un hogar. Es fácil encontrar animales de todas las edades y tamaños. Tan solo, es preciso invertir un poco de tiempo en encontrar el animal que se adapte a nuestro estilo de vida, a nuestras preferencias personales y a nuestro carácter. En estos casos, recomiendo conocer al animal antes de tomar una decisión e, incluso valorar la opción de acogerlo de forma temporal, como una forma de conoceros mutuamente y ver si el animalito encaja en la familia.

Si nos gustan los animales de raza, lo más probable es que tengamos que buscarlo a través de un criador especializado y, en este caso, conviene asesorarnos antes sobre el carácter, las necesidades de la raza, los progenitores de la camada del cachorro que nos gusta… A través de internet, una buena opción donde localizar información precisa y contactar directamente con los profesionales que pueden despejar todas las cuestiones que se te ocurran en torno a una raza concreta, es el Portal del Criador.

Busca referencias y responsabilidad a la hora de seleccionar y pregunta todo lo que necesites saber. Los criadores profesionales del Portal del Criador estarán encantados en proporcionar toda esta información y mucha más que estimen relevante. Además su dedicación supone una garantía de un animal socializado al entorno pues, las camadas viven dentro de casa y los cuidadores se ocupan de proporcionar un entorno enriquecido y agradable a sus cachorros de forma que, estén preparados para afrontar su nueva vida en otro entorno familiar.


Localizar un buen criador

Antes de elegir una raza, es recomendable informarse y conocer el carácter y necesidades más generales (de ejercicio, de cuidados…). Si además buscamos algo muy concreto como, por ejemplo, la raza de gatos MaineCoon, es imprescindible ponernos en manos de un profesional que la conozca a fondo, dejarse asesorar y, por supuesto y en la medida de lo posible, conocer  en vivo y no únicamente a través de una foto o de internet, las peculiaridades del animal de nuestra elección. En este punto es más que interesante tener la oportunidad de hablar directamente con los criadores que atenderán encantados todas las dudas y explicaran todos los cuidados que necesitan, así como el carácter que define a la raza.

Un buen criador se especializa. Por lo general, no se dedican a más de dos razas y jamás entrega ni separa de la madre a cachorros menores de dos meses. Limita la cría para preservar la salud de la madre. No tiene reparo en mostrar a los padres y suelen realizar una entrevista o un cuestionario previo a las familias interesadas para asegurarse de que son adecuados para educar al cachorro y que saben lo que se van a llevar a casa.

Alejar a un animal demasiado pronto de la madre y los hermanos con la idea de que se acostumbrará antes a nosotros, además de errónea es, en muchos casos, contraproducente para el desarrollo emocional del animal. Un buen criador lo desaconsejará vehementemente y retrasará la entrega hasta la fecha idónea en la que el cachorro esté preparado para su nueva vida. En este punto, conviene recordar que la edad ideal para incorporar un cachorro a la familia está entre las 6-8 semanas en el caso de los gatos y 8-10 semanas de edad en los perros, cuando está preparado para afrontar cambios en su vida. El período de socialización comienza cuando los órganos de los sentidos y la capacidad motora están lo suficientemente desarrollados como para que, el animalito, pueda interactuar con otros individuos y explorar el entorno. El final de este período, coincide con la aparición de una respuesta de miedo frente a estímulos desconocidos, hacia la semana 8-9 para gatos y 12-16 para perros.

Es por ello, que no conviene separar al cachorro de la madre demasiado pronto, puesto que, lo que aprenda de ella y sus hermanos, será determinante para el resto de su vida. Los criadores responsables suelen tener a las camadas dentro de casa y nunca los entregan antes de haber completado este necesario periodo de socialización. La madre es la responsable de enseñarle a identificarse como especie y los juegos con la camada le ayudan, de forma natural, a controlar la fuerza de la mordida además de iniciar al pequeño en el ejercicio de autocontrol y tolerancia a la frustración, determinantes en su futuro como adulto.

Ante cualquier duda, es mejor preguntar. Un buen criador no tendrá reparos en contestar a todas vuestras preguntas ya que, de la relación de confianza que se genere, depende en cierta medida el bienestar del cachorro en el nuevo entorno familiar.

Finalmente, busca un profesional que proteja a sus animales. En este punto nos posicionamos contra de la exposición y venta de cachorros en vitrinas de cristal, aislados del mundo, pero a la vez expuestos, a todo tipo de miradas indiscretas, en un espacio reducido y, sin posibilidad de intimidad. Carecen de la socialización necesaria y, el espacio reducido, también afecta a la capacidad de aprendizaje de las conductas higiénicas (no hay espacio suficiente). Algunos animales se hacen demasiado grandes, esperando un comprador y, en bastantes ocasiones, tras la compra, surgen los problemas de comportamiento por una deficiente socialización.


Cosas importantes a tener en cuenta

Un animal no es un regalo, sino un ser vivo. Nunca se debe comprar un animal para regalar a una tercera persona y, mucho menos a un niño. Los niños no están preparados para la responsabilidad que significa cuidar un animal. Los padres deberán preguntarse antes de satisfacer el deseo de su hijo, si podrán proporcionar al animal toda la atención que necesita, si disponen de tiempo suficiente, si son conscientes de los gastos que acarrea el cuidado de un animal, si han pensado que harán con él durante las vacaciones etc.…

  • El animal no es un juguete pasará a ser un integrante más de la familia.
  • Nunca se debería regalar un animal por sorpresa a nadie. Supone una gran responsabilidad para quien lo va a recibir.
  • Nunca elijas fechas como la navidad o un cumpleaños para llevar un animal a casa porque lo conviertes en un regalo e inconscientemente no se le respetará como el ser vivo que es.

Un perro o un gato, no sale nada barato. Incluso si lo adoptas, deberás afrontar los gastos de chip, vacunas y desparasitaciones. Además, hay que volver a desparasitar periódicamente y una vez al año, como mínimo, necesitará visitar al veterinario para un chequeo rutinario y actualizar las vacunas. Esto significa una buena cantidad de euros, que debes tener en cuenta.

A favor debo decir que compartir nuestra vida con un animal, resulta enriquecedor. Si la elección del animal ha sido adecuada y trabajamos en su educación, toda la familia disfrutará de una relación especial con él, llena de momentos de complicidad y ternura.




martes, 27 de octubre de 2015

El cachorro si es muy pequeño, mejor con la madre

Alejar a un animal demasiado pronto de la madre y los hermanos con la idea de que se acostumbrará antes a nosotros, además de errónea es, en muchos casos, contraproducente para el desarrollo emocional del animal.

La edad ideal para incorporar un cachorro a la familia está entre las 6-8 semanas en el caso de los gatos y 8-10 semanas de edad en los perros, cuando está preparado para afrontar cambios en su vida. El período de socialización comienza cuando los órganos de los sentidos y la capacidad motora están lo suficientemente desarrollados como para que, el animalito, pueda interactuar con otros individuos y explorar el entorno. El final de este período, coincide con la aparición de una respuesta de miedo frente a estímulos desconocidos, hacia la semana 8-9 para gatos y 12-16 para perros.

Es por ello, que no conviene separar al cachorro de la madre demasiado pronto, puesto que, lo que aprenda de ella y sus hermanos, será determinante para el resto de su vida. La madre es la responsable de enseñarle a identificarse como especie y los juegos con la camada le ayudan, de forma natural, a controlar la fuerza de la mordida además de iniciar al pequeño en el ejercicio de autocontrol y tolerancia a la frustración, determinantes en su futuro como adulto.

Buz, nuestro prota de hoy es un cruce de beagle jovencito y muy especial. Es  jugueton, bueno, sociable y obediente. Se lleva bien con todos, humanos y perrunos y tambien con gatos. Acostumbrado a vivir en ciudad en un piso, necesita una acogida o mejor adopción urgente. Y aquí puedes verlo en vivo y en directo.




jueves, 22 de octubre de 2015

Quién elige a quién

Si tienes pensado adoptar un gato, tómate tu tiempo e intenta conocer al animal en su hábitat. Solo a través de una foto será difícil averiguar si estáis hechos el uno para el otro.

Aunque hay ciertas ventajas en adoptar un gatito joven, un gato adulto cuyo carácter podamos valorar en el contexto en el que va a vivir puede ser una estupenda opción a tener en cuenta. Hay muchos animales buscando un segundo hogar y son buenos candidatos si reúnen los factores necesarios en función de la familia de destino ya que, por ejemplo, un cachorro necesitará más atención y estimulación además de tener mucha más energía que, por ejemplo un adulto. Además, estos últimos tienen el carácter formado y no suele haber sorpresas puesto que lo que vemos sobre el terreno es lo que hay.

Si puedes visitarlo, observa cómo se mueve en su territorio. Lo ideal es salga a conocerte al poco tiempo y que curiosee de forma tranquila sin esconderse ni rehuir. Es una buena prueba de que le gustas.

También vale la pena valorar la socialización y dentro de ella, la tolerancia a los desconocidos. Deja que se acerque. Lo ideal es que se aproxime a olernos a los pocos segundos de vernos, que se deje acariciar y que busque el contacto.

Si lo piensas estás invitando a un gato a formar parte de tu familia así que, tómate tiempo y deja que el gato también te elija a tí.

Baileys es un gato genial. Jovencito, divertido, sociable y muy cariñoso acaba de estrenar acogida mientras  espera su adopción definitiva.




miércoles, 21 de octubre de 2015

Peligros domésticos para tu gatito

Los gatitos necesitan jugar como forma de estimular la actividad física y mental y aprender a interactuar con el ambiente. Sin embargo, elementos como la placa de la cocina, las estufas, las ventanas la lavadora...etc., pueden ser muy peligrosos para la integridad de nuestro gato. Como es imposible vigilar al animal 24 horas, la prevención es la mejor medida a tomar bloqueando el acceso del animal a cualquier elemento doméstico que pueda entrañar peligro y protegiendo las ventanas para evitar caídas.

A partir de la pubertad (Entre 6 y 9 meses de edad más o menos), los gatos, sobre todo machos, con acceso al exterior comienzan a realizar frecuentes excursiones para pasear, explorar territorio o buscar pareja. Cuando esto ocurre, corren el riesgo de perderse o sufrir accidentes, intoxicaciones, además del peligro de meterse en peleas, resultar heridos y contraer enfermedades infecciosas o parasitarias. El mejor consejo es impedir que el animal salga fuera de casa, pero también es recomendable valorar con el veterinario la esterilización para evitar la necesidad de vagabundear.

Kendall es un gatita menuda, preciosa y jovencita, de apenas 6 meses. Es muy buena, le encanta estar con otros gatos y es apta para vivir con perros.

Con los humanos se muestra algo más timidita al principio, pero solo hasta que coge confianza.
FIV and FELV negativa.


Si quieres adoptar o acoger a KENDALL no lo dudes y escribe a dan.asociacion@gmail.com


lunes, 19 de octubre de 2015

Nuevo cachorro en casa con perro adulto

Cuando llega un cachorro a casa, hay que tener en cuenta algunas consideraciones en el caso de tener otro perro adulto en el hogar.

Las presentaciones deberán hacerse sin prisa, con premeditación y con total tranquilidad, bajo vigilancia constante y en terreno neutral (nunca en las zonas de descanso habitual del animal que ya está en casa), ya que el "perro veterano” puede sentirse invadido y reaccionar de primeras de forma exagerada si el cachorrito se adentra en un espacio que reconozca como suyo (por ej. su cama o mantita). Intervén lo justo y deja que puedan estudiarse a su ritmo. En muchos casos, el recién llegado no tendrá reparos en ir a saludar al adulto que se puede mostrar desconfiado y reacio. En estas situaciones, la premisa es proteger al "veterano", retirando al cachorro si se pone demasiado juguetón o insistente.

Ojo también si existe una gran diferencia de tamaño entre ambos. De primeras, un perro adulto nunca hará daño a un cachorro de forma intencionada pero, es imprescindible supervisar los encuentros para intervenir en caso necesario. Por ejemplo, si se ponen a jugar y el adulto es mucho más grande y pesado además de un poco brutote, puede lastimar al pequeño con patas y/o boca sin querer.

Algunos consejos para los primeros días:

  • Premia con una caricia o una golosina cada vez que se porte bien cuando estén juntos y tranquilos.
  • Nunca dejes solo al cachorro con el otro animal hasta que estemos seguros de las reacciones de ambos, de que se conocen suficientemente, se han hecho “amigos” y, sobre todo, que el mayor sepa medir la fuerza en el juego con el cachorro.
  • No desatiendas a los veteranos de la casa y dedícales el mismo tiempo y el mismo cariño que al nuevo (lo que implica repartirte entre todos ellos de forma que todos puedan disfrutar de un rato de interacción contigo).




jueves, 15 de octubre de 2015

Gatos y nuevos jueguetes

Estos días estrenábamos juguetes en la zona felina de la guardería Lola y Zar. La estimulación mental es una parte importante del bienestar animal y por eso, es recomendable ofrecer elementos como ratoncitos, cajas y otros elementos que se pueden intercambiar cada pocos días, para que siempre resulten interesantes al gato. Esto es importante en todas las edades del animal pero resulta fundamental en las primeras etapas ya que le enseñamos a jugar y canalizar su energía de forma adecuada. Así disfrutaban de la novedad.


En el vídeo, Vozka disfrutando de una de las novedades. Esta preciosa y original cachorrita tiene cinco meses y es divertida e incansable, divertida además de muy sociable con personas y otros animales.


Si quieres conocerla, contacta con dan.asociacion@gmail.com 



  

martes, 13 de octubre de 2015

Emoción, vínculo y relación como refuerzo

El aspecto emocional de la relación con tu perro tiene un gran valor y es, sin lugar a dudas un gran motivador. Por ese motivo, para lograr un perro equilibrado y estrechamente vinculado a nosotros como guías que somos, podemos usar la motivación social como refuerzo y premio a la vez.

Cuando trabajamos con nuestro perro, estamos demasiado acostumbrados a usar comida como premio o reforzador primario recompensando aquellas conductas que buscamos fijar. Sin embargo, si no hay nada más entre tú y tu perro, cuando desaparece el reforzador, es decir, la comida, eso que tanto trabajo nos ha costado tiende a diluirse hasta desaparecer también. El uso de comida puede estar bien para iniciar al animal en diversos ejercicios o para enseñarle nuevas habilidades pero, no sirve para todo. Debemos ser exigentes con nosotros mismos como guías y referentes de nuestro perro, e intentar ir más allá.

En este sentido, cuando se trabaja por el hecho de compartir tiempo de calidad, juntos, buscando divertirse, puedes llegar a convertirte en su principal recompensa, estarás fortaleciendo su capacidad social y llevarás el vínculo con tu perro a otro nivel.

Incluir este tipo de refuerzo fomenta la relación y, sobre todo, que las conductas que buscamos en nuestro perro sean consistentes en el tiempo ya que, el carácter social de este tipo de refuerzo resulta, a la larga, más motivador que cualquier otro.


Lila, a protagonista de hoy, es una preciosa braca de solo 4 años. Es buena, cariñosa y sociable hasta con gatos.


Si quieres adoptar o acoger, contacta con dan.asociacion@gmail.com


lunes, 12 de octubre de 2015

Martes, Trece y un panterito en adopción

Iniciamos semana laboral en martes y 13 pero, recuerda que hacen falta 47 músculos faciales para enfadarse y tan solo 13 para sonreír.....



Y nuestro pequeño acogido sigue recuperándose día a día. Así de guapo está el panterito más joven de la familia de DAN-Defensa Animales del Norte.

Aún tiene que terminar de coger fuerzas pero, en breve, estará listo para un hogar. Si quieres conocerlo, contacta con dan.asociacion@gmail.com


jueves, 8 de octubre de 2015

Hora de comer….

Nunca se debería molestar a un perro que está comiendo pero, puestos a trabajar con perros que protegen en exceso su cuenco, es importante recordar que es más fácil enseñarle a ser respetuoso con la comida, si nuestra mano, en vez de restar, suma.

Si en vez de andar quitándole el cuenco cuando está en plena ingestión, generando tensión y conflicto, vamos haciendo pequeñas paradas, añadiendo el pienso a puñaditos pequeños de forma que tenga que mirarnos y esperar un poco entre un bocado y otro, estaremos sentando las bases. Para hacerlo más interesante puedes incluir, de vez en cuando, algunos trocitos sabrosos de carne o arroz, que le van a parecer un regalo o incluso dejar que incluso, algunos trozos los coja de nuestra mano.

De forma sencilla y amena aprenderá que las cosas buenas (en este caso la comida) pasa necesariamente por nosotros y no le importará demasiado que le quitemos el cuenco de vez en cuando ya que, a lo mejor hasta le cae algo bueno después.

PEPA es una perrita POINTER, de tamaño mediano. Tiene solo 2 años, y es increíblemente cariñosa, juguetona y dinámica. Ideal para familias amantes de los paseos y las salidas porque, además, es muy sociable con todo el resto.


Si quieres apadrinar, acoger o adoptar a Pepa, escribe a dan.asociacion@gmail.com





martes, 6 de octubre de 2015

Vínculo y comunicación a través de una correa

Seguro que a muchos les es familiar el hecho de que el perro se cruce por delante o por detrás cuando caminan por la calle con la correa..... Es el momento de revisar nuestro lenguaje corporal y nuestro manejo de la correa. ¿Va tensa? ¿Demasiado corta o larga? ¿Nos sentimos cómodos con ella o nos faltan manos para todo? La correa debe ser un elemento de vínculo y comunicación y, en demasiadas ocasiones solo actúa como restricción y limitación. Quizá es el momento de plantearnos nuestras habilidades como guías y empezar a practicar juntos para minimizar errores y maximizar aciertos.

Al igual que un perro no sabe andar con la correa si no le enseñamos antes, los guías también deben aprender a usarla adecuadamente como lo que realmente es: un vínculo de comunicación perro-persona y no como una restricción al libre movimiento del animal.

Por eso es importante empezar en casa, sin distracciones, de forma relajada y en sesiones cortas sobre todo, si el perrete es muy joven o inexperto.

Relaja brazos y piensa que todo lo que haga el perro, tanto bueno como menos bueno, es porque le has dado la oportunidad de hacerlo. Por ejemplo, si se cruza por delante o por detrás, quizá es que haya demasiada correa suelta además de poca experiencia en andar a tu lado, si la muerde, puede que te hayas despistado y lleves el extremo colgando cerca de la cara del perro; Si se adelanta y tira, quizá es porque tú mismo te hayas tensado, tensando automáticamente la correa....

Plantéate qué esperas de tu perro y pon los medios necesarios para evitar errores, favorecer que acierte y, de este modo, que puedas premiarlo.

Lila es una braca, de tamaño mediano. Tiene 5 años, y es sociable, cariñosa y buena. Obediente y calmada, se lleva bien con el resto de perretes y personas.


Para más información sobre cómo apadrinar, acoger o adoptar a Lila contacta con: dan.asociacion@gmail.com



lunes, 5 de octubre de 2015

Jugando a la llamada y Dona buscando hogar

Uno de los errores más frecuentes es ver a dueños de perros correr detrás de sus canes para que estos les obedezcan. Al hacer eso, logran dar al perro la idea de que quieren jugar al pilla-pilla y, si se enfadan y resultan amenazadores, lo único que conseguirán es que el perro se aleje y corra todavía más rápido.

Debemos empezar por escoger la manera que vamos a llamar al perro. Hay varios métodos: el nombre del perro, el nombre del perro combinado con "ven aquí", un sonido, un silbato, etc. Lo importante no es como lo vayas a llamar sino que seas consecuente; Una vez escogido, debes usar el mismo ya que así, evitas confundirlo.

Si mientras practicáis la llamada, el perro se para o intenta ir en otra dirección, debes intentar atraer su atención y, cuando veas que el perro vuelve a centrarse en ti (te mira), refuerzas la llamada dando palmaditas, o haciendo movimientos suaves con las manos ya que los perros son mucho más visuales y estarán más a nuestro lenguaje corporal que a nuestra voz (CUIDADO: la educación de tu perro tiene que ser algo agradable y nunca, nunca debemos parecer amenazadores).

Cuando el perro llegue hasta ti después de haberle llamado, deberás premiarlo (voz, caricias, comida, juegos, etc.) independientemente que haya tardado 2 o 20 minutos en llegar. El premio irá en función de la implicación del perro (no es lo mismo que venga a la primera y alegre, a que tarde medio minuto en hacerte caso) pero, en ningún caso debes reprender el retraso, ya que solo lograrás que el perro pierda el interés por volver a tu lado la próxima vez.

Podemos repetir el ejercicio varias veces durante el paseo, siempre premiando al perro cuando llegue a nosotros. Es importante mantener las sesiones de trabajo cortas para que el perro no se aburra y acabar con algún ejercicio o habilidad que el perro domine para poder premiar la buena ejecución y lograr que se quede con "buen sabor de boca" y le ilusione repetir en la siguiente sesión.

El 24 tenemos una nueva oportunidad de aprender en nuestro taller más popular. Ya tenemos disponibles las próximas ediciones:


DONA es esta preciosa podenquita de tamaño pequeño. Tiene solo 2 años, y es guapa, obediente y buena. Rescatada de la perrera, ahora busca familia y hogar donde ser feliz.





domingo, 4 de octubre de 2015

¿Tu gato maúlla y corres a darle comida? Esto te interesa.....

Cuando un gato maúlla, muchos propietarios interpretan que lo hace por hambre, a pesar de tener los comederos más o menos llenos y, si insiste un poquito, logran el objetivo de llevarse algo diferente (y normalmente más sabroso que el pienso) a la boca.

Algo importante a considerar es que muchos gatos a menudo prefieren probar nuevos alimentos en vez de los ya conocidos, sobre todo si son frescos y más apetecibles que el pienso, pero esta tendencia, tiene un doble filo.

Los cambios frecuentes de alimento que realizan muchos propietarios con la excusa de que el gato se "aburre", se conoce como metafilia (del griego meta, “transformación”) y, de entrada, provoca el aumento del consumo del nuevo alimento por parte del gato (Estudios de Rabot, 1994). Este fenómeno se observa sobre todo, cuando se practica la alimentación “a la carta”.

Cuando se cambia el alimento de un gato, hay que estar preparado para la posibilidad del aumento de consumo de energía durante el primer mes, tras la introducción del nuevo alimento y debemos tenerlo en cuenta para evitar que el gato coja sobrepeso rápidamente. En el primer mes, el gato puede comer hasta 100 kcal/kg. Después, el efecto disminuye y el consumo se estabiliza en torno a las 60 kcal/kg (Nguyen y col., 1999) transcurridos dos meses.

Por ello, es importante que al cambiar la alimentación del gato, tengamos en cuenta la cantidad del alimento consumido para controlar que el aporte calórico, sea el adecuado para nuestro gato.

Así que, si tu gato maulla y automáticamente le das algo de comer, piensa realmente quién domestica a quién.

Mateo tiene unos cinco meses ya sabe lo que es disfrutar de la buena vida, se recupera estupendamente de la amputación de la parte dañada de su rabito, usa el arenero perfectamente, come como una lima y duerme como un lirón. ¿Adivináis cual es su sitio favorito?


Si quieres adoptar a este peque, contacta con dan.asociacion@gmail.com



jueves, 1 de octubre de 2015

Miradas cómplices y Alba buscando hogar

¿Te has fijado alguna vez en todas las veces que tu perro te mira al cabo del día? En realidad, vamos tan a lo nuestro que nos perdemos gran parte de la comunicación que nuestros perros nos ofrecen. En casa y, también en la calle, nos miran más veces de las que pensamos en busca de apoyo, aprobación, ....

En demasiadas ocasiones nos perdemos gran parte de la comunicación que nuestros perros nos ofrecen. En casa y, también en la calle, nos miran más veces de las que pensamos en busca de apoyo, aprobación, .... Hoy os proponemos un sencillo ejercicio. Contabiliza las veces que tu perro te mira al cabo del día y piensa en el significado de cada mirada. Ahí van algunos ejemplos:

·        Te pide comida
·        Quiere salir a pasear
·        Durante el paseo, cuando ocurre algo inesperado (pasa un coche o se escucha un ruido fuerte por ejemplo).
·        Cuando os encontráis con otro perro. La reacción será diferente si es conocido o no y también si va sujeto de la correa o suelto.

La mayoría de las veces, la mirada de nuestro perro solo busca información de si debe "preocuparse" o no en función de nuestra reacción. Si te nota tenso o preocupado, es más que probable que reaccione de igual manera al no tener claro a qué se está enfrentando.

En estos casos, anticipar las situaciones, es la clave para evitar situaciones incómodas.

Hoy os presentamos a Alba, una podenca mini de tan solo un añito que necesita una oportunidad. No se puede ser más linda. Tiene una mirada preciosa y limpia que lo dice todo.


Si puedes adoptar, acoger o apadrinar a alba, escribe un mail a dan.asociacion@gmail.com




Alonso ya está en casa

Hoy muchos hemos dormido bien. Después de tres días y pico de búsqueda, Alonso apareció esta pasada madrugada en la zona que teníamos acotada y donde ya se había dejado ver. Finalmente logró relajarse y salir a la voz de su familia que, junto con muchos otros voluntarios, ha estado en todo momento desplegada y sin perder la esperanza. Se encuentra bien aunque muy cansado. Gracias a todos los que habéis colaborado recorriendo monte y viñas, los que habéis apoyado difundiendo, compartiendo y estando atentos por la zona.


Hoy Alonso ha dormido de nuevo en casa. Hoy es un buen día para decir "Buenos días" y empezar Octubre con fuerza!!!