martes, 27 de octubre de 2015

El cachorro si es muy pequeño, mejor con la madre

Alejar a un animal demasiado pronto de la madre y los hermanos con la idea de que se acostumbrará antes a nosotros, además de errónea es, en muchos casos, contraproducente para el desarrollo emocional del animal.

La edad ideal para incorporar un cachorro a la familia está entre las 6-8 semanas en el caso de los gatos y 8-10 semanas de edad en los perros, cuando está preparado para afrontar cambios en su vida. El período de socialización comienza cuando los órganos de los sentidos y la capacidad motora están lo suficientemente desarrollados como para que, el animalito, pueda interactuar con otros individuos y explorar el entorno. El final de este período, coincide con la aparición de una respuesta de miedo frente a estímulos desconocidos, hacia la semana 8-9 para gatos y 12-16 para perros.

Es por ello, que no conviene separar al cachorro de la madre demasiado pronto, puesto que, lo que aprenda de ella y sus hermanos, será determinante para el resto de su vida. La madre es la responsable de enseñarle a identificarse como especie y los juegos con la camada le ayudan, de forma natural, a controlar la fuerza de la mordida además de iniciar al pequeño en el ejercicio de autocontrol y tolerancia a la frustración, determinantes en su futuro como adulto.

Buz, nuestro prota de hoy es un cruce de beagle jovencito y muy especial. Es  jugueton, bueno, sociable y obediente. Se lleva bien con todos, humanos y perrunos y tambien con gatos. Acostumbrado a vivir en ciudad en un piso, necesita una acogida o mejor adopción urgente. Y aquí puedes verlo en vivo y en directo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario