lunes, 21 de diciembre de 2015

De perros que piden comida en la mesa... y la encuentran.

Cuando tratamos de educar a nuestro perro a no pedir comida en la mesa, muchas veces tenemos el obstáculo de la propia familia y/o amigos que, sin mala intención, boicotean el trabajo de forma sistemática bajo el pretexto de "mira que carita" o "solo esta vez".

Así, nos encontramos que nuestro perro no se arrima a nosotros en la mesa pero, en cambio, mariposea entre el resto de comensales probando suerte ya que acaba de aprender que funciona.
También ocurre con los que saltan a saludar y que son reforzados continuamente con mimos o caricias.

En estos casos, lo mejor es poner reglas claras para todos y, si ves que los humanos no son capaces de cumplir, dejar al animalito aparte para evitar los malos modales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario