lunes, 18 de enero de 2016

Trabajo de discriminación de señales y Norte buscando hogar

Cuando empiezas a trabajar con tu perro, llega una etapa dentro de la educación básica, donde el animal ya conoce varias señales (sienta, tumba, patita…) pero es más que probable que las confunda si no las tiene suficientemente interiorizadas y, ante la promesa de comida o juego, te ofrezca todo el repertorio de habilidades que conoce, independientemente de la que le hayas pedido (el perro sabe que en una de ellas, seguro que acierta).

Esto no quiere decir que tu perro sea testarudo o desobediente. Simplemente, necesita practicar más para aprender a discriminar entre lo que ya conoce y para eso, precisa de tu ayuda. Sesiones cortas de entrenamiento, progresivas, ayudándolo al principio e introduciendo, poco a poco, más dificultad, a medida que el perro aprende. No debemos perder de vista que lleva tiempo y, a veces, deberemos rebajar la exigencia, si vemos que, nuestro perro, no termina de pillar lo que queremos....

Disfruta del tiempo con tu perro. Aprender es el primer paso para ambos pero no el último. Con la práctica se logra perfeccionar ese aprendizaje inicial y se consolidan aquellas conductas que nos interesa reforzar. Y no olvides que siempre hay cosas nuevas por aprender juntos!!! El límite está en tu imaginación.

Norte, el protagonista del post es un cachorro en torno al año de edad increíblemente inteligente que llegó lleno de miedos que se va sacudiendo a medida que pasan las semanas. Se lleva bien con otros perros y también con gatos.  Ahora necesita una familia y un hogar definitivo donde seguir aprendiendo.

Si quieres verlo en vivo y en directo haz click aquí.





No hay comentarios:

Publicar un comentario