jueves, 14 de julio de 2016

La vida es mejor con ellos

Los perros y los gatos son animales extraordinarios pero, a veces, nuestro ritmo de vida, el entorno doméstico o unas expectativas poco realistas por parte del propietario, puede superarlos y empiezan los conflictos.

El hecho de que el comportamiento de un animal no sea del agrado de su propietario o que le cause disgustos, no significa necesariamente, que la conducta sea anormal. En muchas ocasiones, estamos ante comportamientos propios de la naturaleza del animal, pero indeseables para la convivencia con el ser humano.

Muchas veces, estos comportamientos que vemos como inadecuados, son reacciones normales ante diversas situaciones conflictivas que se le plantean al animal; No es raro pedirles cosas que nadie les ha enseñado (que no ladren, que no arañen, que no mordisqueen....) y enfadarnos si no cumplen.

En estos casos se hace necesario trabajar con el propietario informar sobre la naturaleza y características de su animal y ofrecer las herramientas para que pueda darle alternativas válidas y enseñar a su perro o gato lo que espera de él.

Definitivamente, la vida es mejor con un perro o con un gato (o con los dos). Aprender de ellos para poder ofrecerles lo mejor de nosotros mismos en su día a día, es el mayor reto que se nos plantea como guías y responsables de su educación, cuidado y bienestar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario