lunes, 24 de abril de 2017

Gatos y visitas

Cuanto más te empeñas en que tu gato sea sociable con las visitas, menos ganas le pondrá el animalito en ser amable. Normalmente, los gatos se acercan a las personas que menos interés muestran en ellos, puesto que evitan mirarlos directamente a los ojos (una mirada fija puede ser interpretada por los gatos como una amenaza, si no tienen suficiente confianza con esa persona), así que procura relajarte, dejar que tu gato se acostumbre a la situación y dejar que la cosa vaya fluyendo por si sola...


Si lo llamas, seguro que saldrá en dirección contraria, si lo coges en brazos, se intentará zafar, si pasas de él, se atreverá a investigar antes o después cuando haya asegurado el terreno, olfateado todo lo nuevo que hay en casa y la curiosidad venza al temor.


jueves, 20 de abril de 2017

Parásitos: El enemigo casi invisible…

Este año, los parásitos vienen fuertes.... No ha llovido y tampoco ha hecho mucho frío así que, pulgas y garrapatas campan a sus anchas.

Atención a las pistas: Lo primero, debemos fijarnos fundamentalmente si nuestro perro o gato, se rasca más de lo habitual. Además podemos reconocer la presencia de las pulgas en las deposiciones que dejan pegadas al pelo del animal o bien verlas directamente corriendo por encima de la piel del animal.

Observaremos las deposiciones como un punteado negro adherido al pelo que, en contacto con una gasa o algodón humedecido con alcohol, desaparecen dejando una mancha marrón o rojiza. En caso que queramos comprobar la presencia de pulgas o garrapatas, es más fácil hacerlo en la parte del vientre, la parte posterior de los muslos o detrás de las orejas, donde la concentración de pelo suele ser menor.

En el caso de gatos de casa, no vale pensar que, al no tener acceso al exterior, no hay peligro de contagio pues, nosotros hacemos de portadores a través del calzado, de la ropa o de nosotros mismos y, si el animal, no cuenta con las barreras e protección necesarias, tiene todos los números para resultar de lo más apetecible y confortable para los parásitos. No olvidemos que nosotros nos duchamos y usamos repelentes en cuanto llega el buen tiempo. Por eso, es preciso proteger a nuestros animales durante todo el año pero, especialmente, ahora que llega el buen tiempo.

Actualmente, existen muchos métodos aunque a grandes rasgos pueden resumirse en insecticidas o bien repelentes. Ambos grupos de productos pueden encontrarse en forma de spray, pipeta o collar, y su aplicación dependerá de la fórmula magistral y de la presentación utilizada.

A la hora de decidirnos por una de estas presentaciones, han de valorarse muchos factores, como el entorno del animal, la edad o el peso del mismo, ya que la salud de nuestro gato y la efectividad del método dependen de ello. En todo caso, la mejor opción es dejarse aconsejar por el veterinario habitual y, sobre todo, nunca aplicar, sin consultar, antiparasitarios específicos para perros en nuestro gato puesto que pueden ser tóxicos.


Imagen: https://goo.gl/s5yTZW


jueves, 6 de abril de 2017

Llegan los parásitos….

Los parásitos en los perros y gatos son mucho más comunes de lo que se cree y, por ello, es muy importante mantener el calendario de desparasitaciones al día. Muchas veces pensamos que si un animal no sale a la calle, o sale a lugares “muy limpios”, no corre peligro de coger parásitos pero esto es falso pues muchas veces, nosotros mismos podemos llevarlos a casa en nuestra ropa o calzado.

La importancia de desparasitar, no radica únicamente en preservar la buena salud de nuestros compañeros de cuatro patas, sino como una forma de protegernos también a nosotros y a nuestra familia ya que, algunos parásitos pueden ser transmisibles al ser humano. Para poder tener un buen control antiparasitario, es necesario seguir las recomendaciones de nuestro veterinario.

Te dejamos un enlace con toda la información:




lunes, 3 de abril de 2017

De perros, paseos y correas

Si nuestro perro es de los que se activa paseando con la correa, cuando se enfrenta a otros perros o a personas, deberíamos prever con antelación dichas situaciones para prepararlas e incluso evitarlas, mientras nuestro perro aprende a gestionarlas de forma adecuada. Quizá es un animal que no ha sido socializado con otros perros pero, en cualquier caso, lo mejor es trabajar con seguridad. Lo ideal sería trazar círculos amplios que ofrezcan una mayor distancia de seguridad a nuestro perro. Recordemos que los perros jamás se acercan a otros perros de frente. Lo cortés es trazar un semicírculo para hacer un acercamiento progresivo. Sin embargo, a veces las aceras no permiten este tipo de maniobras y hay que optar por otras alternativas.

Si empieza a tirar frente a otros perros, no debemos dejarle enfrentado a ellos con la correa tirante y nosotros sujetando desde atrás, pues se protege con la correa y se crece ladrando y gruñendo como si le fuera la vida en ello. En estos casos, debemos mantener la calma, mantenernos al lado de nuestro perro (acortando la correa todo lo necesario) para protegerlo a él y a los demás, atrayendo su atención hacia nosotros y, en cuanto se mueva, desplazarnos con él, bien llevándolo hacia delante o hacia un lado y sacándolo cuanto antes de la situación.

Lo importante es "cortar" la visión cuanto antes de aquello que lo altera para que focalice en nosotros y aprenda a actuar de una forma diferente (y más adecuada) en este tipo de situaciones. En estos casos, sería conveniente la ayuda de un buen profesional para sentar las bases de un uso adecuado de la correa y unas pautas de trabajo de desensibilización con el perro.